Lecciones de fotoperiodismo que dejan dos ganadores del Premio Gabo

Vaqueros extremos Munita

Foto: Tomás Munita, publicada originalmente en National Geographic.

Dos series fotográficas han ganado el Premio Gabo en categoría Imagen: Azúcar amargo y Vaqueros extremos. La primera, de Esteban Félix, revela el drama de los trabajadores de caña en Nicaragua por una misteriosa epidemia que los lleva a la muerte; mientras que la serie de Tomás Munita retrata un oficio poco conocido de la Patagonia chilena. (Encuentra aquí las bases para postular al Premio Gabo o los requisitos para participar en la categoría Imagen).

Aquí contamos cómo sus autores hicieron estos trabajos y qué lecciones sobre el oficio periodístico les dejó el proceso.

Azúcar amargo

Con Azúcar amargo -una serie fotográfica que documenta las muertes de trabajadores de caña en Nicaragua por insuficiencia renal crónica- Esteban Félix se convirtió en el primer ganador del Premio Gabo en categoría Imagen en 2013. El fotógrafo de The Associated Press pasó semanas en Chichigalpa para documentar la pérdida de vidas por esta epidemia que ha matado a más de 24.000 personas en El Salvador y Nicaragua.

El resultado es un video en el que las fotografías son complementadas con el testimonio del fotógrafo que contextualiza el tema y videos de la vida y la muerte en Chichigalpa y testimonios de los familiares. Para el jurado, “su trabajo representa una excelente muestra de la evolución periodística de los formatos de imágenes en el momento presente”.

Estos son tres aprendizajes sobre el oficio del periodismo que este trabajo le dejó a su autor:

Hay personas que necesitan desesperadamente ser escuchadas. Cuando llegó a Chichigalpa, Esteban Félix fue recibido con los brazos abiertos por una comunidad que “había caído en la decepción de que sus vidas no eran importantes para las otras personas” pues nadie en Nicaragua había informado sobre el problema. Fue tal la necesidad de mostrar su realidad, que uno de los trabajadores enfermos le pidió al fotógrafo que retratara el momento de su muerte. 

Ante la duda, ir al terreno. Algunos temas que rondan en la cabeza de los periodistas pueden llegar a manera de rumores, sin cifras o hechos confirmados. Tal fue el caso de los trabajadores de caña; ante cifras tan altas y hechos tan graves que creía producto de la exageración, Félix entendió que “lo mejor es ir uno mismo a comprobar si es cierto o no”.

Las historias están a la vuelta de la esquina. Esteban Félix recomienda hacer retratos de la vida cotidiana de una comunidad como vía para encontrar historias reveladoras: “Las puedes encontrar en cualquier lugar, lo importante es tener el ánimo para poder reconocerlas, hacer los contactos y encontrar a las personas idóneas que te permitan retratarlos”, explicó durante una charla web en 2015.

Vaqueros extremos

 

Vaqueros extremos Munita

Esta foto hace parte de la serie Vaqueros extremos, de Tomás Munita, publicada en National Geographic. Ver serie completa aquí.

El chileno Tomás Munita ganó el Premio Gabo en 2015 con la serie fotográfica Vaqueros extremos, que documenta un oficio que está desapareciendo y que la mayoría de los chilenos no conocía: el de los balagueros, hombres de la Patagonia que se dedican a capturar el ganado que escapa de los cercos y se hace salvaje. Fueron más de 20.000 fotografías en 60 días de trabajo repartidos en varios viajes. El resultado fue, como lo calificó el jurado, “un ensayo fotográfico de un estilo narrativo que remite a grandes tradiciones de la pintura paisajista”.

Estos son algunas lecciones sobre el oficio del periodismo que este trabajo le dejó a su autor:

Creer en la belleza de la imagen. Tomás Munita ha capturado con su lente conflictos en Oriente Medio y Centroamérica; paisajes en la Patagonia y en el Sahara, un terremoto en Pakistán y la muerte de Fidel Castro en Cuba. En todos estos escenarios opta por buscar la belleza en ocasiones que muchas veces son dolorosas o injustas: “Lo hago porque la belleza encuentra su propio camino en las personas”.

Ser sensible y dejar a un lado los prejuicios. Antes de empezar a trabajar con los gaucheros, Munita pensó que el contacto con estos hombres sería difícil y distante. Sin embargo, con los pies en la Patagonia, se dio cuenta de que a pesar de tener un paisaje tan rudo y tener un trabajo tan brutal son gente maravillosa y cariñosa”, así lo reveló durante el Festival Gabo 2015.

Por eso para lograr imágenes con ‘alma’, recomienda como primer paso “entender qué es lo que realmente te está llamando la atención en una situación y acercarse a eso, y no a la idea preconcebida de cómo construir un relato”.

Sobre el Premio Gabo

El Premio Gabo es organizado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano –FNPI- con el apoyo de una alianza público-privada conformada por la Alcaldía de Medellín y los Grupos Bancolombia y SURA con sus filiales en América Latina. (Encuentra las bases para postular en este enlace).

Hasta el 17 de mayo, los periodistas que hayan publicado trabajos en español o en portugués entre el 1 de abril de 2016 y el 31 de marzo de 2017, en cualquier formato o tipo de medio, pueden postular a una de las cuatro categorías del concurso: Texto, Imagen, Cobertura e Innovación.

Hecho con por