Relatoría del juzgamiento del Premio Gabo 2022 – categoría Fotografía

Por Rainiero Patiño M.

Los jurados Tania Franco Klein (México), Martín Caparrós (Argentina) y Pablo Corral Vega (Ecuador) se reunieron los días 21 y 22 de septiembre de 2022, en el claustro de La Merced de la Universidad de Cartagena, para definir el ganador del Premio Gabo 2022 en la categoría de Fotografía.

En el inicio de la jornada, el jurado destacó que la Fotografía pasó a tener una categoría exclusiva dentro del Premio Gabo, tras desligarse de la modalidad de Imagen, con lo que, en palabras de los jueces, se le da un merecido reconocimiento a esta importante área del periodismo y al gran número de fotógrafos que desarrollan su trabajo de forma magistral en Iberoamérica.

La categoría recibió 147 postulaciones y, de ese grupo, 86 pasaron la primera fase. Finalmente, 15 fueron seleccionados para definir el ganador de la categoría. La etapa de preselección estuvo a cargo del jurado integrado por Luisa Dörr (Brasil), Federico Ríos Escobar (Colombia) y Nicoló Filippo Rosso (Italia).

Como preámbulo a las discusiones iniciales, los miembros del jurado aprovecharon para hacer una breve presentación personal y expresar, en términos generales, cuál ha sido su relación con la fotografía, los medios de comunicación y el arte creativo. 

Tania Franco, por ejemplo, señaló su interés por las nuevas formas de la imagen y sus usos alternativos para plantear propuestas que entrelacen el periodismo y el arte. Además, celebró el hecho de que la fotografía sea concebida como un lenguaje que todo el mundo entiende y al que, gracias a las nuevas tecnologías, “la gente no le tiene miedo”.

Pablo Corral Vega indicó que después de años de trabajo profesional, en medios como National Geographic, le ha quedado claro la importancia de que la fotografía se desarrolle fuera de los que son considerados sus “espacios normales”.  Martín Caparrós, por su parte, señaló su estrecha relación con la fotografía a lo largo del desarrollo de su vida como cronista y su interés en destacar el fotoperiodismo como una de las áreas más relevantes de la profesión.

Conectar con la audiencia

Al entrar en materia sobre los trabajos seleccionados, el jurado señaló que se pudo evidenciar una diferencia abismal entre un buen número de los proyectos que pasaron las fases de selección inicial y otros que fueron postulados en la categoría. Además, que la diversidad de medios en los que fueron presentados hizo que en algunos momentos la comparación y calificación se dificultara.

Como primera decisión colectiva, el jurado estuvo de acuerdo en revisar un grupo de trabajos adicionales a los 15 preseleccionados. En este fueron incluidos 19 ensayos fotográficos más; la decisión fue tomada con base en argumentos profesionales de cada uno de los miembros, quienes recomendaron una nueva revisión de estos proyectos.

Entre esos trabajos que fueron reevaluados cinco concentraron la atención y los comentarios del jurado por su propuesta de autor, la intención de mostrar nuevas formas de explorar el lenguaje fotográfico y el diálogo que se buscaban generar con el público. 

Luego de largos minutos de deliberaciones se decidió sumar cuatro trabajos más al grupo de 15 preseleccionados, para así completar un lote de 19 propuestas. 

El jurado hizo énfasis en que, si bien algunos de los trabajos descartados en la etapa final podrían ser considerados interesantes desde el punto de vista profesional, en la mayoría de los casos no lograron conectar de forma potente con la audiencia al perder el foco en el tratamiento del ensayo, por tener imágenes muy similares o repetitivas, porque las fotografías parecían piezas sueltas o la serie completa de las fotos no lograban sostener un nivel de calidad alto. 

El proceso de deliberación concluyó con la selección de 10 trabajos en la lista final. Así se pasó a discutir cuáles podrían ser firmes candidatos para el premio y la lista quedó reducida a solo cuatro. La deliberación final se enfocó en la valoración y comparación de estas propuestas.

El ganador

El dolor silencioso de Ucrania” fue escogido como el trabajo ganador. Definido por el jurado como una síntesis impecable del evento más importante de estos tiempos, la guerra entre Rusia y Ucrania. 

“Su trabajo muestra muy distintos aspectos de esa situación que, a veces, pareciera tener uno solo: desde el horror al humor, desde lo absolutamente único a lo más habitual, todos los ángulos de la guerra aparecen de algún modo en sus imágenes, destacó el jurado. 

Franco, Caparrós y Vega, coincidieron en señalar que el trabajo de Abd es tan descollante en términos periodísticos como estéticos, porque cuenta con profundidad lo que debe contar mientras compone imágenes impecables.

Franco, de forma personal, indicó que Abd logra, desde su visión y limitaciones, que un evento de tal magnitud conlleva, mostrar sin miedo y desde la vivencia de lo cotidiano algo terrorífico. “La narrativa de la historia tiene valor en su actualidad y la visión del fotógrafo, como bien él lo menciona, nos hace saber que estamos viendo una muy pequeña fracción de una gran pesadilla. El proyecto tiene mucho valor actual, y aunque su lenguaje me parece parecido a la forma de retratar la imagen de la guerra, lo cual podría llegar a ser peligroso en una sociedad anestesiada a las imágenes, creo que de alguna forma el lenguaje igualmente cotidiano dentro de este contexto nos permite ver sin miedo algo terrorífico y nos acerca desde la vivencia”.

Relevancia global

Los jurados hicieron diferentes análisis de las propuestas postuladas al premio y sobre el estado de la fotografía en Iberoamérica. Entre estos fue destacado el hecho de que algunos profesionales estén trabajando temas considerados de la agenda mundial y cubriendo acontecimientos que no ocurren en sus propios países o en la región, como por ejemplo la actual guerra entre Rusia y Ucrania.

Cuando la ciudad se desintegra”, de Ricardo García, un trabajo que muestra el conflicto bélico en la zona de Nagorno Karabaj (en la frontera entre Armenia y Azerbaiyán), cabe bien en este apartado porque, en palabras del jurado, tiene un valor alto en su narrativa, teniendo en cuenta que el fotógrafo parte del contexto en unas horas que resumen muchos años de historia. Además, presenta una visión íntima con las situaciones y los sujetos retratados. 

El mes de la ocupación rusa en Bucha”, un ensayo fotográfico de Santi Palacios que también gira en torno al conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, fue otro de los que sobresalió en la etapa de selección. Según el jurado, logra mostrar el drama de la guerra sin caer en cursilerías o melodramas. “Este ensayo fotográfico con su narrativa directa recoge el lenguaje de una escena de crimen de una manera íntima. El lenguaje visual, a pesar de ser tan crudo en términos de información y contenido de la imagen, contiene una cierta melancolía en su retrato y su experiencia”, explicó el grupo calificador.

El foco más allá de Latinoamérica

Para Caparrós lo más importante, sobre esa diversidad de trabajos y el desarrollo de temas de relevancia global presentados en esta edición es que rompen con el viejo paradigma de que los latinoamericanos solo se pueden ocupar de temas de la región; y con la premisa de que el periodismo latino deben tener la guerra y la violencia, como tema único, con el argumento “que Latinoamérica es la parte más violenta del mundo, cuando la tasa de muertes violentas en varios de sus países son muchas más bajas que en países como EE.UU.”.

En conexión con esa opinión, Tania Franco indicó que lo mismo pasa en el lenguaje fotográfico en general, en donde “hay un círculo vicioso que impide que la gente se salga de los mismos temas y formas de expresarse”.

Entre esos trabajos que llamaron la atención del jurado y que abordan otras temáticas estuvo “Derrame en Perú: presagios de la muerte lenta, un trabajo de Musuk Nolte, por tratarse de un ensayo potente sobre las consecuencias del derrame de petróleo, compuesto por imágenes periodísticas logradas con sofisticación estética. El trabajo también fue destacado por lograr un “lenguaje autoral exquisito” y en donde la historia es igual de fuerte. “En pocas imágenes nos permite acercarnos al contexto del problema y también a sus sujetos desde una visión dignificada y bella, señaló Tania Franco.

Entre la variedad de temas presentados, igualmente obtuvo comentarios positivos el trabajo “Los dos muros fronterizos”, de Alejandro Cegarra, por el tratamiento propuesto de un tema tan relevante para la región como lo es la migración. Al señalar que este logra un dramatismo en medio de una situación menos violenta, lo que exige una búsqueda más sensible y un trabajo más propositivo del fotógrafo. Al respecto Martín Caparrós destacó que se trata de “un trabajo con un excelente uso clásico del blanco y negro, con buenos encuadres y detalles inesperados, que hacen que logre cierta épica”. 

Perfiles de los jurados

Pablo Corral Vega (Ecuador)

Fotoperiodista, abogado, escritor, artista y gestor cultural ecuatoriano que ha publicado su trabajo en las revistas National Geographic, National Geographic Traveler, Smithsonian, New York Times Sunday Magazine, Audubon, Geo de Francia, Alemania, España y Rusia, y en otras publicaciones internacionales. Fue Nieman Fellow en la Universidad de Harvard. Fue el fundador y es el director del concurso de fotografía POY Latam, el más grande de Iberoamérica. Es el editor en jefe de la revista del POY Latam, un espacio que busca acercar el arte y la literatura al periodismo y fue el curador de la serie Postales del Coronavirus del New York Times. Fue secretario de cultura de Quito del 2015 al 2019, y es autor de ocho libros de fotografía.

Martín Caparrós (Argentina)

Es miembro del Consejo Rector de la Fundación Gabo. Nacido en Buenos Aires en 1957, se licenció en Historia en París, donde debió exiliarse en 1976. Había empezado a hacer periodismo en el diario Noticias en 1974. Desde entonces trabajó en prensa escrita, radio y televisión, dirigió varias revistas, ganó varios premios. Ha publicado más de treinta libros traducidos a más de treinta idiomas. Sus tomos de crónicas se estudian en las universidades del continente. Como novelista ganó el premio Planeta Latinoamérica 2004 por Valfierno, el premio Herralde 2011 por Los Living. Su libro El Hambre ha tenido repercusión mundial y le ha valido premios en Italia y España; últimamente recibió el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes (España) y el Premio María Moors Cabot, de la Universidad de Columbia (Estados Unidos). Publica sus trabajos en El País y, sobre todo, en chachara.org. Es maestro de la Fundación Gabo desde 2001 y miembro de su Consejo Rector desde 2013.

Tania Franco Klein (México)

Comenzó su carrera fotográfica mientras obtenía su licenciatura en Arquitectura en la Ciudad de México, lo que la llevó a realizar su Maestría en Fotografía en la Universidad de las Artes de Londres. Su obra ha sido reseñada y presentada por la crítica internacional, como ARTFORUM, CNN, L.A Times, I-D Magazine, The Guardian, The Paris Review, Aperture Foundation, The British Journal of Photography, y ha recibido encargos de clientes como The New York Times, The New Yorker, FT weekend, New York Magazine, Vogue y Dior.

Recientemente fue seleccionada por W Mag como una de las 9 fotógrafas a seguir y ha obtenido los Sony World Photography Awards en dos años consecutivos, The Lensculture Exposure Awards, Lensculture Storytelling Awards, The Felix Schoeller Photo Award of Germany Nominee, FOAM Paul Huf Award nominee, y recientemente recibió el Photo London Artproof Schliemann Award como mejor artista emergente durante la feria Photo London 2018. Su primera publicación Positive Disintegration (2019) fue nominada al premio First Book de la Fundación Photo Aperture de París.

Sobre el Premio Gabo y el Festival Gabo

Es convocado por la Fundación Gabo con el objetivo de incentivar la búsqueda de la excelencia, la innovación y la coherencia ética en el periodismo, con inspiración en los ideales y la obra de Gabriel García Márquez. El Premio Gabo y el Festival Gabo son posibles gracias a los grupos Bancolombia y SURA con sus filiales en América Latina. Para mantenerte al tanto de las novedades del Premio Gabo y del Festival Gabo, puedes suscribirte a nuestro boletín o seguirnos en nuestras redes sociales: Facebook, Instagram y Twitter.