PREMIO Y FESTIVAL GABO 2017

Postula al Premio Gabo 2017
Convocatoria abierta hasta el 17 de mayo


13708374_10154978907682388_8927893414641582438_o.png

29 Julio, 2016

Conoce la lista de participantes de los talleres que serán conducidos por los periodistas Diego Fischerman y Dan Archer durante el Festival Gabriel García Márquez de Periodismo que se realizará en Medellín, Colombia, del 29 de septiembre al 1 de octubre.

meme_programacion2-2.png

22 Julio, 2016

Del 29 de septiembre al 1 de octubre, Medellín acogerá la cuarta edición del Premio y Festival Gabriel García Márquez de Periodismo, la fiesta de las historias para mentes curiosas. Serán tres días para celebrar el mejor periodismo del mundo y para conversar sobre los temas que obsesionaron a Gabo como la música, el cine, la literatura y la política. El Festival, un espacio gratuito y abierto a todos los ciudadanos, también permititará a los participantes abordar temas como la moda, la tecnología y el medio ambiente, entre otros.

La conferencia inaugural del Festival estará a cargo de Martin Baron, director de The Washignton Post, cargo que desempeñó anteriormente en medios como The Miami Herald y The Boston Globe, desde donde condujo la investigación ganadora del Premio Pulitzer en 2012 y que inspiró la película Spotlight, ganadora del Premio Óscar a mejor película en 2016 y que se proyectará el primer día del Festival.

También estarán en el Festival, Marina Walker, directora adjunta del International Consortium for Investigative Journalism -ICIJ-, y quien lideró la investigación de los Panama Papers; Bernardo Loyola, director de Programación del canal Viceland de Vice; Judith Thurman, escritora y periodista de moda, literatura y artes visuales en The New Yorker; A. O. Scott, crítico de cine de The New York Times; y Teru Kuwayama e Ignacio de los Reyes, editores de comunidades en Instagram, entre otros.

El equipo del periódico digital El Faro, de El Salvador, ganador del Reconocimiento a la Excelencia del Premio Gabo, será otro de los invitados especiales al Festival. Carlos Dada, fundador de El Faro; José Luis Sanz, director de El Faro; y Óscar Martínez, miembro fundador de Sala Negra, de El Faro, estarán en conversación con Carlos Fernando Chamorro, director de confidencial.ni, y Mónica González, directora de Ciper, ambos miembros del Consejo Rector del Premio Gabo.

El Festival Gabo será el momento de rendir homenaje a los finalistas y ganadores del Premio Gabo en las categorías Texto, Imagen, Cobertura e Innovación. Los finalistas conversarán con un jurado de la categoría en la que participaron para contar cómo fue el proceso de creación de sus trabajos e historias. Lo harán en la ‘Maratón de las mejores historias de Iberoamérica’, que se realizará el primer día del Festival.

Además de las charlas sobre periodismo, el Festival Gabo también tendrá actividades culturales, como el stand up ilustrado con los dibujantes Ricardo Siri Liniers y Alberto Montt, la proyección de la película Spotlight y una exposición fotográfica sobre los refugiados de Europa, de Samuel Aranda, ganador del World Press Photo y el Premio Ortega y Gasset. La clausura del festival estará a cargo de la cantante mexicana Natalia Lafourcade, quien ofrecerá un concierto gratuito en homenaje a Gabo en el Teatro Sura del Jardín Botánico, el sábado 1 de octubre. El viernes a las 6 p.m. Natalia Lafourcade conversará con Alberto Salcedo Ramos y Álvaro González en el Salón Restrepo.

La mayor parte de la programación del Festival tendrá lugar en el Jardín Botánico de Medellín, pero también habrá actividades en lugares como el Canal Parque Gabriel García Márquez de Telemedellín, el Parque Explora, La Pascasia, la Universidad de Antioquia, la Universidad Pontificia Bolivariana, la Universidad EAFIT y la Fundación Universitaria Luis Amigó.

Todas las actividades del Premio y Festival Gabo son de entrada gratuita. Para asistir solo es necesario hacer un registro en la página web del Festival.

Cómo asistir al Festival Gabo

LATAM, la aerolínea oficial del Festival, tiene 25% de descuento en tiquetes nacionales y 15% en internacionales  para los interesados en asistir al Festival. Los descuentos aplican en rutas cubiertas por Latam. Más información en la página web del Festival.

Toda la programación, los invitados e información general sobre el Premio y Festival Gabo se encuentra en festivalgabo.com. En este sitio también está disponible la sección PRENSA, donde los diferentes medios de comunicación encontrarán materiales para su descarga y publicación.

Sobre el Premio y Festival Gabo

Es convocado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), con el objetivo de incentivar la búsqueda de la excelencia, la innovación y la coherencia ética, con inspiración en los ideales y obra de Gabriel García Márquez y en la dinámica de innovación, creatividad y liderazgo que caracterizan a Medellín, Colombia. El Premio y el Festival son posibles gracias a la alianza público-privada conformada por la Alcaldía de Medellín y las empresas Bancolombia y el Grupo SURA y su filiales en América Latina.

Más información para prensa

Andrés Valencia
Jefe de Prensa
Correo: comunicacionespremio@fnpi.org.co / andresvalencia@trebolcomunicaciones.com
Teléfono: 300 216 2835

Lizzeth Acosta
Prensa Nacional
Correo: Lizzeth@trebolcomunicaciones.com
Teléfono: 313 387 5742

Hernán Mejía
Prensa Local
Correo: hernanmejiajara@gmail.com
Teléfono: 310 413 5885

Jessica Arrieta
Prensa Internacional
Correo: jarrieta@fnpi.org
Teléfono: 316 640 8792


14 Julio, 2016

Por César Castro Fagoaga

Los lunes eran sagrados. Al principio, lo eran todo. La edición semanal se publicaba los lunes, se planificaba la siguiente, los textos se evaluaban (más bien se destrozaban) y todos esos jóvenes, la mayoría casi unos niños, que se juntaban los lunes por la noche recibían la dosis por la que continuaban escribiendo sin cobrar un cinco: hacer periodismo. Lea aquí el acta del ganador

En 1998, cuando el proyecto nació y comenzó a andar, entonces con columnas de opinión y análisis, ninguno de los dos fundadores sabía que lo creado era el primer periódico exclusivamente digital de Latinoamérica. No fue a propósito, obviamente; sin recursos para levantar un periódico impreso, internet se volvió la única opción. Y en un país como El Salvador, con escaso acceso a internet en aquellos años, la idea de un periódico digital sonaba un poco más que inverosímil.

El primer editorial tuvo dos promesas: transitar del internet al papel y hacer un periodismo independiente, sin ataduras, fiscalizador, profundo. Incómodo, como una y otra vez sus reporteros lo han definido. Por fortuna, solo la segunda se ha cumplido.

En 18 años, El Faro ha investigado y revelado numerosos actos de corrupción, las finanzas ocultas de presidentes y expresidentes, el pacto de un gobierno con las pandillas, la operación de uno de los principales grupos de narcotráfico, los asesinos de Monseñor Romero. La idea de ser un periódico impreso, abandonada en 2006, se transformó en una plataforma donde ahora conviven los documentales, la radio, los libros de crónicas, el foro más importante de periodismo en Centroamérica y proyectos de periodismo especializado. En el camino a la mayoría de edad, a los reportajes que fiscalizan el poder público se han sumado dos secciones que han permitido retratar y explicar, a través de investigaciones de largo aliento, la crisis de la migración centroamericana y la violencia en el Triángulo Norte de Centroamérica.

Ha pasado mucho desde entonces. Un periódico que comenzó a editarse en un cuarto con dos computadoras, un periódico digital que a veces no tenía internet, que logró financiamiento para contratar a sus periodistas, que ganó un premio Ortega Gasset, que necesitó escolta policial después de algunas publicaciones, que incomoda a las élites. Más de 100 colaboradores, entre reporteros, columnistas y pasantes. Cuatro generaciones de periodistas que entendieron (y creyeron, que no es poco) ese sueño insensato del periodista Carlos Dada y el empresario Jorge Simán.

Fred Ramos. Foto cortesía de Iliana Lemus
Fred Ramos. Foto cortesía de Iliana Lemus

Los pormenores de la historia, periodistas que son, la cuentan mejor ellos.

Carlos Dada cumplirá 46 en octubre. En mayo de 1998, cuando fundó El Faro, tenía 27, la cara más angulosa y la barba sin canas. Ya entonces caminaba como si siempre tuviera prisa y tenía un sentido del humor aferrado a los chistes incomprendidos.

Carlos. Después de varios días con una interminable lista de nombres terribles, alguien propuso El Globo, porque tenía que ver con globalización y navegación. Nos gustó la idea pero no el nombre. Le dimos vueltas al concepto y aterrizamos en El Faro. No recuerdo exactamente quién ni el día en que decidimos que se llamaría El Faro. 

Jorge Simán recién ha cumplido 53. En 1998, cuando fundó El Faro, tenía 34, y todavía jugaba al fútbol y al squash. Ya entonces saludaba con manotazos amistosos en la espalda y tenía ese carácter bonachón que costaba adivinar, a primera vista, en ese ropero de casi 190 centímetros.

Jorge. Recuerdo -y esto ya no es tan fidedigno porque ya pasaron poco más de 18 años- que pasamos al menos tres meses pensando en diferentes nombres con Carlos Dada y finalmente en una conversación con David Escobar Galindo, él fue el que nos sugirió el nombre de El Faro. Lo que nos gustó mucho es que lo asoció al mundo tecnológico al cual estábamos incursionando. Deseábamos encontrar una forma en cómo contribuir a la construcción de un mejor país. Con Carlos nos reuníamos cuando él venía de México y nos veíamos donde nuestros parientes mutuos, y nos poníamos a hablar de esas posibilidades. Obviamente, como lectores y ciudadanos, no disfrutábamos de las alternativas periodísticas que tenía nuestro país. Y queríamos algo mejor.

Sergio Arauz tiene 37. Tenía 21 cuando conoció a los fundadores de El Faro, que para entonces pateaba los dos años. Era estudiante de periodismo en la Universidad Centroamericana y por supuesto que le interesó la posibilidad de entrar a un periódico que proponía el camino a la inversa en la prehistoria del internet en El Salvador: comenzar en la web para luego mudarse al papel.

Sergio. En la universidad, Carlos Martínez, Marcelo Betancourt y yo ya éramos bien amigos y ya teníamos una revista, Bossa Nova. Esto se traslapaba con que ellos, en una gasolinera, habían visto a Carlos Dada. Carlos Dada conocía a Marcelo por la relación que tenían a través de Jorge Simán. Ahí empezaron a hablar de hacer algo y en aquel momento Carlos (Dada) tenía un proyecto de Jóvenes que Opinan, y se suponía que Carlos y Marcelo iban a hacer columnas de opinión, que nunca se publicaron porque no reunían los principios mínimos de este destacado editor. Este fue el fallo del Consejo Rector

Daniel Valencia Caravantes, integrante del equipo de El Faro, realiza una entrevista
Daniel Valencia Caravantes, integrante del equipo de El Faro, realiza una entrevista

Carlos Martínez acaba de cumplir 37. También tenía 21 cuando ocurrió el encuentro de la gasolinera con Carlos y pensó, ilusamente, que aquello le serviría para reunir fondos para oxigenar la revista que dirigía con Sergio Arauz. Estudiaba en la UCA y ya para entonces –incluso mucho antes- la gente le llamaba más “Chele” (blanco, canche, güero) que su nombre de pila. Ya vivía pegado al inhalador por su asma.

Chele. Marcelo nos dijo en principio, oí que ridículo, que nos podía poner en contacto con su pariente, con Jorge, para buscar recursos. Nosotros financiábamos la revista con una fotocopiadora que tenía el papá de Sergio, a la que le acabamos no sé cuántas veces la tinta. Entonces comparecimos ante Carlos Dada y Jorge Simán para ver cómo nos daban dinero para financiar Bossa Nova. Por supuesto, salimos de aquella reunión con el compromiso de trabajar gratis para El Faro. Básicamente la gente de Bossa Nova terminamos pasándonos, en distintas tandas, a El Faro.

José Luis Sanz se encontró con los hippies del periodismo, como los define Sergio Arauz, en 2001, cuando las kilométricas reuniones de evaluación y planificación ocupaban toda la noche de los lunes, y se tomaban la serenidad de la oficina de Jorge Simán. José Luis, nacido en Valencia, había llegado a El Salvador dos años antes, cuando tenía 25 y lucía lampiño e inocente como acólito.

José Luis. ¿Cómo fue la seducción? Fue un rollo de ligue de una noche… casi. La cosa fue así: todos en el periodismo, en 2001, ya teníamos una noción de que existía El Faro pero no era de consulta constante, pues de vez en cuando publicaba una historia fuerte que nadie contaba. Cuando renuncio a El Diario de Hoy, Carlos Dada, que nos conocíamos más de referencia que otra cosa, y nos habíamos visto un par de veces, me invita a almorzar. Me dice: “mirá, me gustaría ofrecerte que colaborés con El Faro, que escribás una columna o algo. Mientras tanto, ¿por qué no te vienes el lunes a la reunión de evaluación –yo estoy convencido de que es mentira- porque los chicos quieren conocerte?”. Vamos, le dije, me encantaría conocer al equipo. Entonces llego a la clásica reunión de evaluación de lunes por la noche. Esa fue la primera vez que vi a los que estabais ahí, creo que tú también estabas. Todos los que estaban ahí: el Chele; Lauri (García Dueñas); Alicia (Miranda); Óscar (Martínez) no, porque no le dejaban; la Rata (Rafael Flores) me parece que estaba en esa época. Hablamos, estuve en la evaluación y cuando termina se hace pauta para la semana siguiente y Carlos dice: “bueno, lo que pasa es que yo salgo de viaje”. Y creo que fue el Chele el que preguntó: “¿y quién va a editar?” Y hubo un silencio incómodo: todo el mundo me miró y Carlos me dijo: “¿Y te importaría?” ¿Y qué vas a decir? Claro, claro, encantado. Y ya me quedé de editor. Yo entré de visita y salí de la reunión de editor de El Faro, porque, claro, se suponía que era una semana pero era mentira.

Chele. Yo salí del país a estudiar a México, para terminar la licenciatura en Puebla, y cuando regreso, no sé si ya estabas vos, era una rueda inmensa: teníamos hasta sección de deportes. Los más jóvenes querían ser periodistas culturales y aquella cosa había crecido, pero sobre todo había dado frutos la convicción de Carlos Dada de que aquello era serio porque todo el mundo se lo tomaba en serio. Carlos tuvo la enorme capacidad y probablemente ni sea consciente de esto, creo que ni supiera explicar con claridad cómo lo hizo o de dónde abrevaba él sus propias convicciones en aquel momento.  

Sergio. En 2001, recuerdo que Carlos Martínez comenzó a trabajar en La Prensa Gráfica, y eso porque de alguna forma lo aprendido le había dado una especie de catapulta. Así, todos los que empezamos a pasar por El Faro empezábamos a pasar por La Prensa: teníamos una especie de puerta abierta al periodismo profesional.

Chele. Pero seguíamos reuniéndonos los lunes y aparte de la universidad, de La Prensa, había que entregarle a Carlos Dada lo que te habías comprometido y, si no, te daba unas enormes agüevadas los lunes. Ni en La Prensa nos tenían tan cortos.

José Luis. No se entendería la historia de El Faro sin La Prensa Gráfica. Yo estuve seis años en La Prensa. Primero una anécdota: a medida de que El Faro iba haciéndose poco a poco más relevante e incidiendo más en el debate, dentro de La Prensa, a ciertos colegas les iba surgiendo como odio natural a El Faro. Recuerdo una vez que en el corcho, en el tablón de anuncios de la redacción de La Prensa, alguien imprimió la mancheta de El Faro y marcó en amarillo todos los de El Faro que estábamos también en La Prensa, y éramos como siete u ocho. Yo siempre lo explico diciendo que nosotros trabajábamos en un periódico y por las noches hacíamos nuestro periódico.

La sección Política de La Prensa Gráfica era dirigida por un editor de apellido Vaquerano, conocido por todos como Saúl, pero que insistía –todavía lo hace- en presentarse como Ricardo. Siete años antes de convertirse en el jefe de Redacción de El Faro, Ricardo Saúl Vaquerano fue el encargado de formar -y soportar- a la oleada de periodistas que le llegaron desde El Faro.

Ricardo. Los primeros recuerdos que tengo de El Faro son los que tienen que ver con cosas que a mí me parecían valiosas, periodísticamente, que me daban cierta envidia y que suponían, para mí, que era editor de la sección política de La Prensa Gráfica, un reto periodístico.

Sergio. Recuerdo la primera vez que se provocó una fricción fue cuando con Carlos (Martínez) publicamos la entrevista con Mauricio Funes, expresidente del país y que en aquel momento empezaba a meterse a querer ser presidente y ser político. Fue la primera que salió una especie de amenaza en los reporteros de El Faro que también trabajaban en La Prensa.

Ricardo. Yo sabía que varios de los periodistas que trabajaban en mi sección estaban haciendo periodismo también para otro medio pero no creía que fueran productos que necesariamente cabían en la sección de la que yo era responsable, no me incomodaba particularmente. Por lo demás yo me hacía un poco loco y esperaba que Carlos Dada se entendiera con los dueños del medio.

Carlos. ¿Cuándo me cayó el veinte de que El Faro tenía futuro? El Faro siempre tuvo futuro. Lo que le faltaba era presente.

Jorge. Creo que hubo diferentes momentos en la historia de El Faro en la que nos dimos cuenta de que esto funcionaba. Al inicio, después de los primeros dos años, a medida que los estudiantes se unían al proyecto y se sentían inspirados por él. Después, cuando conseguimos los primeros ingresos de parte de los primeros donantes (daneses, a través del PNUD), y pudimos ver una fuente de ingresos que nos permitiera retener a los jóvenes talentos que habíamos atraído. Finalmente, a medida que el público ha ido creciendo así como la reputación del medio.

Sergio. Entonces, el 15 de octubre de 2005 recibí mi primer salario de El Faro. Cuando renunciamos vos y yo, habrá sido el 15 de septiembre, hubo un limbo de 15 días y empecé en octubre. Recuerdo que la primera asignación de reportero a tiempo completo fue la de la erupción del volcán Ilamatepec y el huracán Stan. Pero el primer texto que me marcó fue el del Cartel de Texis. Vos sentís que tu vida se transforma cuando andás con unos señores atrás cuidándote.

Ricardo. Con Carlos Dada platicábamos de vez en cuando. Hasta que un día, que nos encontramos en la velación de no recuerdo quien, salimos a platicar y él me dijo: “Saúl, me gustaría saber si estás dispuesto a trabajar con El Faro”. Y le dije: “Carlos, no sabés cuánto he esperado que me digás algo como esto”. Pero para entonces faltaban muchos meses para que se pudiera cristalizar eso. Cuando llegué a El Faro, en abril de 2008, era un medio que no tenía institucionalidad, que no tenía procesos claramente definidos y que su trabajo usual era este: publicar los lunes unas notas ampliadas sobre cosas que ya todo mundo se había enterado. Y las publicaciones de los lunes, con muy poca frecuencia, eran suficientemente espesas como para que valiera la pena seguir en ese esfuerzo. Pero El Faro ya reunía cosas muy valiosas. Una era la capacidad de profundizar; la otra, esto que se desprecia en demasiadas redacciones de medios de todo el mundo: y es el tiempo para pensar adecuadamente las cosas, y particularmente el tiempo para trabajar a las fuentes.

Equipo de redacción de El Faro
Equipo de redacción de El Faro

2008 fue un año clave: no solo por la llegada de Ricardo Vaquerano como jefe de Redacción, a quien –junto con Carlos- los periodistas de El Faro consideraban su maestro; si no por la especialización del periodismo de investigación que ya hacían. Y la culpa la tuvo Óscar Martínez. Periodista como Carlos Martínez, su hermano mayor, Óscar vivía en México, después de pasar una temporada en La Prensa Gráfica, cuando le planteó la idea a Jorge Simán. En ciernes estaba En el Camino, un proyecto que narró la migración centroamericana, y que sirvió para publicar decenas de crónicas, dos libros y uno de los documentales más celebrados de Marcela Zamora.

Óscar. Yo con El Faro tuve relación mucho antes y con Carlos Dada empezamos a hablar de mi inclusión en el periódico en 2005, cuando yo estaba en La Prensa Gráfica, en la sección de política. Al final no se concretó, en primer lugar por esa regla extraña que El Faro tenía, que poco a poco se fue disolviendo, de lo del parentesco, pero entiendo que fue (más bien) por la realidad de El Faro: por falta de dinero. Me incorporé en enero de 2008, con el proyecto En el Camino. Durante 2007, no digo que entré, pero con Jorge Simán creamos ese proyecto para pedir financiamiento. Yo siempre vi a El Faro no solo como un periódico, sino como una plataforma para que periodistas realizaran sus proyectos. Recuerdo que Jorge me dejó muy clara esa idea: como una plataforma para que periodistas, que tenían ideas que a El Faro le parecían buenas, consolidaran sus proyectos. El proyecto (de cobertura de migración de centroamericanos en México) En el Camino ya casaba con las intenciones de El Faro. ¿A qué intenciones me refiero? A las intenciones narrativas. Y fue un punto de inflexión: En el Camino fue para la generación de proyectos específicos como esos.

Marcela Zamora se topó con el germen del proyecto En el Camino en la Ciudad de México, donde trabajaba. Salvo los tatuajes, en los últimos ocho años no ha cambiado nada; de hecho, hasta parece más joven. Entonces tenía 27, la misma convicción de denuncia y estaba a punto de embarcarse a su primer largometraje documental.

Marcela. Yo estaba en México trabajando para Al Jazeera y llegaron Óscar y Edu Ponces con el proyecto En el Camino, que en este momento se estaba formando. Al final comencé a viajar con ellos los fines de semana para conocer la realidad de los migrantes. Un día me di cuenta de que no era para un cortometraje, hablé con Óscar y Edu y les dije que iba a dejar Al Jazeera y me iba a dedicar solo a esto. Así salió la idea de hacer el documental sobre mujeres migrantes: porque era una temática que ellos no lograban manejar porque es muy difícil que una mujer migrante se le abra a un hombre, y a mí se me abrieron muy fácil. Me di cuenta de que en el camino solo los hombres hablaban, y la migración tenía un rostro masculino y le quería dar un rostro femenino. Así propuse hacer un largometraje y comencé a hacerlo. (Fue “María en tierra de nadie”).

Óscar. Desde 2008, y ya estamos en 2016, vamos hacia los diez años que El Faro tiene una sección de cobertura de gran formato, donde la crónica es el jugador principal. Aquella idea de 2008 se asentó en El Faro y ha cambiado los últimos 8 años del periódico. Entonces nos interesamos que eso continuara con el proyecto de Sala Negra, que, habiendo experimentado En el Camino, cuajó muy fácil en el periódico.

Fotografía de la serie Northern Border © Eduardo Soteras Jalil / El Faro
Fotografía de la serie Northern Border © Eduardo Soteras Jalil / El Faro

Sala Negra nació con un pacto, en casa de Jorge Simán. Se le conoce como el acuerdo de la pizza, pero esa ya es otra historia. La idea había sido peloteada previamente por Óscar Martínez y el fotógrafo catalán Eduard Ponces, dos de los principales motores del proyecto En el Camino. Edu, Óscar y su hermano Carlos buscaban crear un equipo grande, con periodistas que ya estaban en El Faro, como Daniel Valencia, y otros que siempre habían estado cerca. Roberto Valencia, un vasco jovial que nunca se rinde ante una discusión, y obsesivo con los detalles más pequeños, entró así a El Faro.

Roberto. Mi incorporación fue medio de accidente. Mi etapa de freelance fue larga, casi dos años –salí de La Prensa Gráfica en junio de 2009- y de freelance, en un país como El Salvador, es gratificante en términos de producción, de notas con las que uno se va a dormir tranquilo, pero en términos económicos sí fue un golpe duro. Entonces surge la posibilidad de la Sala Negra, que es un conjunto de amigos decidiendo hacer un proyecto periodístico, que en principio no estaba destinado a ser parte de El Faro: iba a ser una especie de mini redacción autónoma en la que El Faro iba a ser el aliado principal, obvio, pero la idea nuestra original era incluso funcionar en una oficina aparte. Ya me conoces a mí, siempre fui bastante escéptico porque era demasiado perfecto: íbamos a tener fondos y tiempo para hacer el periodismo que queremos sobre un tema que es el que más sacude a esta sociedad. En mi rol habitual de existencial siempre le vi bastantes peros, no al proyecto, que era una maravilla, pero a que terminara cuajando. Y al final cuajó.

Óscar. Nos parecía que Sala Negra era el intento de alumbrar esquinas oscuras, no visibles, de las sociedades centroamericanas. Y cada vez más, sobre todo hasta 2013, ninguno terminaba el año pensando que habíamos descubierto el agua tibia. De hecho, el origen de las pandillas, José Luis y Carlos, y algunos materiales de Rober, terminan de explicarlo en 2013. El origen del grupo a estudiar terminamos de explicarlo en 2013 y luego entrábamos en otros temas. Nadie nunca, al final, se ha sentido satisfecho, siempre creemos que hay más. Alguien puede decir que le parece reiterativa la forma de escribir, pero la temática no. Aquella concentración en explicar el origen de pandillas dio paso a voltear la forma de ver al Estado: este año, casi todas las crónicas tienen que ver con el Estado: masacres policiales, “El Salvador es un buen país para matar”, “Los cuerpos de seguridad son un barril de dinamita”, muchos de los materiales de este año no vuelven a ver al grupo criminal, sino a la actuación del Estado frente al grupo criminal. Cada vez se va descubriendo algo nuevo.

Roberto. No estoy sorprendido por la reacción de la sociedad. Primero porque un periódico digital no creo que tenga la función de moldear a la sociedad. Esta sociedad es la que es, independientemente de los temas que saque El Faro. En caso que se esté cambiando algunas cosas son tan pequeñas que no se pueden ver ni apreciar en un periodo tan corto. Esta sociedad, que es la que es, es una sociedad que le gusta el militarismo, que le gusta el ojo por ojo, le gusta que el delincuente se pudra en la cárcel. Esta sociedad es así, lo era antes de Sala Negra y lo va a ser cuando termine Sala Negra y eso no lo va a cambiar el periodismo. A mí me gusta una frase que usa José Luis, que el periodismo para que tenga una función social tiene que incomodar y tiene que generar reacciones. No es que sea ese su rol siempre, enojar al lector, pero sí que toque temas que muevan el piso a ciertos valores establecidos en esta sociedad.

Óscar. Fue la tregua entre pandillas (descubierta en marzo de 2012 por El Faro) la que nos exigió voltear a ver mucho más a El Salvador y en algunos momentos abandonar Centroamérica, que es algo a lo que tenemos como prioridad volver este año. El próximo paso de Sala Negra debe ser empezar a increpar a Centroamérica como región. El Salvador lo hace muy mal: sí, lo hace terrible: uno de cada 10 homicidios cometidos el año pasado habían llegado a un juzgado. Honduras lo hace terrible, Guatemala lo está haciendo algo distinto, pero cuando ves investigaciones que tuvieron que haber sido regionales te das cuenta de que en Centroamérica la frontera geográfica la marcan las fronteras de la investigación. Los criminales entendieron muchísimo mejor lo absurdo de las fronteras y los Estados no lo han entendido. De hecho, el génesis de Sala Negra surgió en el Foro Centroamericano de Periodismo, en el primero. Hubo una mesa en la que estuvieron Carlos Fernando Chamorro (director de Confidencial), José Rubén Zamora de Guatemala (director de El Periódico), Carlos Dada y alguien que no recuerdo el nombre de Honduras. Cada quien comenzó a contar las desgracias violentas de su país.

Fotografía de la serie Northern Border © Eduardo Soteras Jalil / El Faro
Fotografía de la serie Northern Border © Eduardo Soteras Jalil / El Faro

Chele. El primer foro fue en 2010. Yo llevaba molestando a Carlos Dada algún tiempo con la idea. Yo había conseguido salir del país, con la ayuda de la FNPI, y había conocido colegas suramericanos. Había tenido el chance de encontrarme alguna vez con Julio Villanueva, o en algún taller con Jon Lee Anderson y más tarde con la gente de Gatopardo, y había quedado con la sensación de que El Salvador estaba aislado. Se me ocurrió sugerirle a Carlos y molestarlo para convencerlo, que no fue difícil, que invirtiéramos ese dinero (una donación hecha a El Faro) en hacer un evento que se pareciera a aquello que yo había visto en Monterrey, en Buenos Aires o en Bogotá. Fue así como se armó el primer Foro Centroamericano de Periodismo, que en aquella ocasión tuvo a Julio Villanueva Chang con un taller de crónica. La experiencia nos pareció tan buena que repetimos el año siguiente pero ya teníamos cuatro patrocinadores. Repetimos al año siguiente y aquella cosa se fue poniendo cada vez más seria. El trabajo de El Faro se estaba conociendo más a nivel internacional. Habíamos ganado algunos premios, que nos colocaban como un bicho raro. No sé, creo que El Faro, ahorita mismo, entre todos los equipos, creo que se ha ganado todo, salvo el Rey de España. Hemos estado en SIP (Roberto Valencia ganó mejor crónica en 2015), FNPI como finalistas (en 2013) , hasta ahora que ganamos, y el María Moors Cabot (Carlos Dada en 2011). De alguna manera, nos permitió tener roce y credibilidad afuera del país. (El Chele no lo menciona pero él, en 2011, ganó el Ortega y Gasset. Tres años más tarde, el fotógrafo Fred Ramos ganó el World Press Photo).

Nelson Rauda Zablah, un enjuto muchachito de 24, entró a El Faro en mayo de 2015, durante el foro de aquel año. Atrás había dejado su primer trabajo en la sección Judicial de La Prensa Gráfica, no así su actitud irreverente disimulada en ese look de pastor.

Nelson. Yo le compro mucho el discurso a Óscar Martínez de que lo que hacemos sirve, aunque sea, para hacerle la vida más difícil a algunos bastardos. Este país con tanta impunidad casi nunca pasa factura de las cosas incorrectas que los funcionarios o empresarios hacen. Entonces, las verdades periodísticas a veces son la única forma. Proveemos información para que la ciudadanía tome mejores decisiones. Dejamos constancia de qué es y quien es quién en este país antes de que implosione.

Chele. Si me preguntás por qué hago periodismo hoy, yo diría casi lo mismo que decía el niño que fui haciendo Bossa Nova: para cambiar las cosas, solo que hoy entiendo que no van a cambiar. Fijate que (Martín) Caparrós, en el cierre del Foro Centroamericano de Periodismo de este año, se enzarzó en ese debate con Óscar. Le decía Caparrós al Óscar: “bueno, ustedes quieren cambiar el mundo, eso es más de lo que tiene mucha gente que hace periodismo. Ustedes ya saben qué juego jugar, en qué posición juegan, ya si ganan es otra cosa”. Ya es un lujo saber qué juego es el que te gusta jugar y cuáles son sus reglas, y mejor es si sos titular. Ya otra mierda es que perdás, pero, ¿a qué vale la pena estar jugando? Al final alguien puso en palabras lo que más o menos intuíamos que es.

Fotografía de la serie Northern Border © Eduardo Soteras Jalil / El Faro
Fotografía de la serie Northern Border © Eduardo Soteras Jalil / El Faro

María Luz Nóchez acaba de cumplir cinco años en El Faro. La primera publicación de Malu, como le gusta que le llamen, fue una entrevista con una actriz de teatro. Desde entonces se ha encargado de la cobertura cultural del periódico.

Malu. Importa lo que hacemos, sobre todo en mi área, porque estoy describiendo cosas que pasan generalmente desapercibidas. La diferencia entre El Faro y los demás medios es abismal, no porque seamos los mejores, sino porque lo que prima para los demás son los espectáculos, no la descripción del fenómeno de manera local. No sé qué tan particular sea, nunca he trabajado en otras redacciones, pero el ambiente de camaradería es genial. Un trabajo que generalmente es individual se nutre de las dudas y los aportes de todos, no solo del ir y venir de ideas con el editor.

Nelson. Yo creo que la gente no se da cuenta de lo difícil que es publicar en El Faro. Uno vuelve a la oficina bien contento con la información que has conseguido y Saúl o Daniel siempre te dicen: ¿y no preguntaste tal cosa? Y ya te decepcionás y te sentís mal periodista. Pero es chivo, es un aprendizaje constante.

José Luis Sanz asumió la dirección de El Faro en agosto de 2014. Tras 16 años, Carlos Dada dejaba El Faro un tiempo, y se mudaba a Nueva York para trabajar en un libro. Era casi una cuestión de gravedad, recuerda ahora José Luis, sobre el traspaso de mando. Recibió una plataforma periodística más madura, con un equipo de más de 30 empleados y, no menos importante, la necesidad de mantenerla a flote cada año.

Hace falta, claro, pero lo hecho hasta ahora no ha sido poco. Así lo ha creído la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, la FNPI, que ha concedido el Reconocimiento a la Excelencia a El Faro, un premio por la trayectoria, por la independencia, por las investigaciones que sirven para tomar mejores decisiones y exigir a los funcionarios, como ha pretendido siempre Carlos Dada.

Ricardo. Si El Faro existe ahora es porque resultó exitoso periodísticamente. La clave está en la profundidad de algunos ejes de cobertura que constituyan un menú reducido de opciones informativas, siempre y cuando sean las adecuadas. Podríamos decir que vamos a dedicarnos a la cobertura de espectáculos internacionales y destinar a tres periodistas para hacer una especie de Sala Rosa, pero en El Faro estamos convencidos de que en países como este, en sociedades como la de El Salvador, Guatemala, Honduras, necesitan tener en sus manos información sobre corrupción, sobre políticas públicas, sobre crimen organizado, sobre temas de educación y ambiente, porque ahí está aquello que puede significar algo malo para sus vidas o algo bueno para su futuro, alguna esperanza para sus hijos. La clave está en dedicarse en lo más importante y sobre todo en la profundidad y desafiar al poder.

  1. César Castro Fagoaga es salvadoreño. Se formó como periodista en El Faro y en 2005 fue su primer jefe de Redacción.  
Cobertura al interior de El Salvador. Foto de El Faro
Cobertura al interior de El Salvador. Foto de El Faro
Fotografía de la serie Northern Border © Eduardo Soteras Jalil / El Faro
Fotografía de la serie Northern Border © Eduardo Soteras Jalil / El Faro
SALA-NEGRA-2012.jpg

14 Julio, 2016

Cartagena de Indias, Colombia, 15 y 16 de abril de 2016 

El Consejo Rector de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), conformado por Jean-François Fogel (Francia), Carlos Fernando Chamorro (Nicaragua), Germán Rey (Colombia), Héctor Feliciano (Puerto Rico), Jon Lee Anderson (Estados Unidos), María Teresa Ronderos (Colombia), Martín Caparrós (Argentina), Mónica González (Chile), Rosental Alves (Brasil), Sergio Ramírez (Nicaragua), decide de manera unánime otorgar el Premio Gabriel García Márquez de Periodismo de 2016 en la categoría “Reconocimiento a la Excelencia” a los periodistas que integran el equipo del diario digital El Faro de El Salvador, por el conjunto de sus logros en cobertura noticiosa, investigación y periodismo narrativo, que hacen que este medio merezca ser resaltado como referente en la búsqueda de excelencia, coherencia ética e innovación, no solo en su país sino en todo el continente.

Este premio, que por primera vez se da a un equipo y no de manera individual, reconoce la calidad del periodismo de El Faro y también la valentía de sus periodistas, que ejercen su labor bajo riesgos y en condiciones muy adversas, para investigar y divulgar historias y temas que tienen resonancia ineludible en el debate público.

Fundado en 1998 en San Salvador con muy pocos recursos por el periodista Carlos Dada y el empresario Jorge Simán, El Faro.net fue pionero del periodismo digital en América Latina, al apostar tempranamente por la plataforma que revolucionaría la industria de los medios. Desde entonces este equipo ha sabido potenciar sus habilidades para desarrollar un estilo que ha ido abriendo brechas innovadoras para el ejercicio del buen periodismo y que ha hecho escuela más allá de Centroamérica.

Enclavado en uno de los países más violentos de Iberoamérica, en un entorno político y económico hostil para el desarrollo del periodismo independiente, El Faro ha logrado trascender todos los obstáculos. Y lo ha hecho entregando un trabajo que tiene como sello distintivo la calidad de la reportería, para producir trabajos periodísticos que le devuelven su voz y su dignidad a los excluidos, desafiando la versión oficial de los poderes sobre una realidad compleja, injusta y contradictoria.

El rigor en la investigación, la integridad y compromiso con la verdad, la calidad narrativa y la vocación innovadora, así como la apuesta por enfocar temas relevantes que otros medios ignoran, le han permitido a El Faro marcar la diferencia al contar historias sobre derechos humanos, impunidad, violencia y crimen organizado, fiscalización de los poderes públicos y privados, corrupción, migración, desigualdad, pobreza y la demanda de transparencia pública.

El equipo de El Faro, integrado por reporteros, editores, fotógrafos, diseñadores y documentalistas, ha mostrado en estos 18 años un compromiso con la excelencia y la buena gestión, al combinar talentos individuales y trabajo colectivo en una búsqueda incesante por llevar a su plataforma un producto periodístico cada vez más atractivo e influyente. Sus pautas y la forma de contar y de llegar al fondo de las historias, haciendo uso de las más diversas herramientas, lo han hecho marcar una huella y trascender más allá de la región latinoamericana. Sus integrantes han sido también pioneros en utilizar distintos formatos y soportes, incluyendo documentales, radio y libros, demostrando con ello que su principal objetivo es informar y cautivar a los lectores con un contenido veraz que habla de lo que pasa en El Salvador y Centroamérica.

Este premio debe servir para reconocer la contribución particular como autores y miembros de equipo de grandes periodistas y narradores, entre los cuales se cuentan Oscar Martínez, Carlos Martínez, Daniel Valencia, Roberto Valencia, Saúl Vaquerano, Elmer Menjívar, Sergio Aráuz, Gabriel Labrador, Edith Portillo, César Castro Fagoaga, Rodrigo Baires, Efrén Lemus, los fotoperiodistas Fred Ramos, Mauro Arias y Edu Ponces, la documentalista Marcela Zamora, entre muchos otros de la redacción de El Faro, que dirigidos primero por Carlos Dada y desde hace dos años por José Luis Sanz, han  desarrollado proyectos de largo aliento que enaltecen al periodismo latinoamericano.

El Faro es ejemplo de un periodismo de inmersión comprometido con la defensa de los derechos humanos y la memoria histórica, como lo demuestra la investigación a fondo del asesinato del arzobispo de San Salvador, Oscar Arnulfo Romero, realizada por Carlos Dada, y la extraordinaria serie de crónicas que han seguido la ruta de los migrantes centroamericanos que viajando a través de México intentan llegar hasta Estados Unidos. Los textos recogidos ahora en el libro “Los migrantes que no importan” (“The Beast” en su exitosa versión en inglés), de Óscar Martínez, así como en el libro “En el camino” de Óscar Martínez, Andrea Carpio, Keren Shayo y de los fotógrafos Edu Ponces, Toni Arnau y Eduardo Soteras (del colectivo Ruido Photo), al igual que el documental “María en tierra de Nadie” de Marcela Zamora, constituyen una contribución excepcional a la verdad, al rescate de nuestra historia y a la identidad. Todos ellos han sido difundidos en distintos países y son hoy elementos imprescindibles en el debate público sobre la violencia, el crimen organizado y la migración, en el que participan gobiernos, organizaciones sociales, agencias especializadas y la prensa internacional.

Las crónicas del proyecto regional sobre crimen organizado, violencia y guerras de las maras en Centroamérica, realizadas por el equipo de “Sala Negra” de El Faro, reunidas luego en el libro “Crónicas de Sala Negra”, y en la versión en inglés de los textos de Oscar Martínez “History of Violence”, representan un ejemplo de periodismo narrativo de gran calidad que ofrece una mirada profunda sobre el complejo fenómeno de la violencia y la crisis de seguridad pública en estos países. Un periodismo apegado a la verdad, que al refrendar su compromiso únicamente con el lector y la ética, sin ninguna clase de concesiones, ha generado incluso reacciones de intolerancia y amenazas desde el poder en contra de la labor de El Faro y sus periodistas.

Desde su nacimiento, hace casi dos décadas, El Faro ha sido un medio con visión regional, centroamericana y latinoamericana, la cual ha plasmado en la cobertura de sus historias, pero también en la organización de las seis ediciones realizadas hasta ahora del Foro de Periodismo Centroamericano, otro ejemplo de su innovación, pertinencia y capacidad de convocatoria.

El Faro ha sido capaz de mantenerse por casi dos décadas como empresa periodística independiente en un país pequeño en territorio, población y mercado, perseverando en la búsqueda de un modelo de sostenibilidad que se fundamenta no solo en la publicidad y en campañas de apoyo de una audiencia de escala limitada, pero fiel y creciente, que se renueva con la atracción a lectores jóvenes, sino también en las donaciones filantrópicas y los proyectos financiados por la cooperación internacional. Ha sido a la vez escuela y semillero de periodistas, y desde su pequeña sala de redacción se ha convertido en una gran institución, cuya política editorial cobija los más altos principios de libertad creativa.

Por todas estas razones el Consejo Rector de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) destaca a El Faro como un faro a seguir para la búsqueda de un mejor periodismo iberoamericano y concede a su equipo el ¨Reconocimiento a la Excelencia” del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo, el cual será entregado el viernes 30 de septiembre de 2016 en la ciudad de Medellín, en el marco del Festival Gabo de Periodismo, que celebra las mejores historias de Iberoamérica.

En constancia firman,

Jean-François Fogel
Presidente del Consejo Rector

Jaime Abello Banfi
Director General FNPI

Teresita Goyeneche
Secretaria Técnica Premio GGM

meme_excelencia-el-faro_premioggm1-copia-1.png

14 Julio, 2016

El periódico digital El Faro es el ganador del Reconocimiento a la Excelencia de la cuarta edición del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo. El Premio Gabo reconoce de esta manera, y por primera vez, a un equipo periodístico, que, enclavado en uno de los países más violentos de Iberoamérica y en un entorno político y económico hostil para el desarrollo del periodismo independiente, fue pionero del periodismo digital y que ha desarrollado, un estilo que ha abierto brechas innovadoras para el ejercicio del buen periodismo y la cobertrura de la violencia más allá de Centroamérica.

‘La valentía de los periodistas de El Faro, que ejercen su labor bajo riesgos y en condiciones muy adversas, para investigar y divulgar historias y temas que tienen resonancia ineludible en el debate público’ es unos de los aspectos que destaca en el acta de juzgamiento el Consejo Rector del Premio Gabo, integrado por Jean-François Fogel (Francia), Carlos Fernando Chamorro (Nicaragua), Germán Rey (Colombia), Héctor Feliciano (Puerto Rico), Jon Lee Anderson (Estados Unidos), María Teresa Ronderos (Colombia), Martín Caparrós (Argentina), Mónica González (Chile), Rosental Alves (Brasil) y Sergio Ramírez (Nicaragua),

El Reconocimiento a la Excelencia se concede anualmente a un periodista o equipo periodístico de reconocida independencia, integridad y compromiso con los ideales del servicio publico del periodismo, que merece ser destacado y puesto como ejemplo por el conjunto de su trayectoria y aporte excepcional a la búsqueda de la verdad y el avance del periodismo.  La periodista de datos Giannina Segnini (2013), el director del Consultorio Ético de la FNPI, Javier Darío Restrepo (2014), la fundadora de la Red de Periodistas de a Pie, Marcela Turati (2014) y la reportera y editora Dorrit Harazim (2015) fueron los ganadores del Reconocimiento a la Excelencia en las anteriores ediciones del Premio Gabo.

José Luis Sanz, director de El Faro conversará hoy a las 7 p.m. (hora de España) con Martín Caparrós, miembro del Consejo Rector del Premio Gabo, en la Sala Berlanga del Palacio de Cibeles de Madrid. La charla, de entrada libre y gratuita, podrá seguirse en directo a través de festivalgabo.com

El Faro en el Festival Gabo 2016

El ganador del Reconocimiento a la Excelencia recibirá 33 millones de pesos colombianos, un ejemplar de la escultura ‘Gabriel’, del artista colombiano Antonio Caro y participará en el Festival Gabo, en Medellín. Una fiesta de historias para mentes curiosas que durante 3 días, del 29 de septiembre al 1 de octubre, recibirá a más de 60 invitados internacionales, de 19 países, que participarán en las más de 30 actividades de entrada libre y gratuita en las que habrá espacio para el periodismo, el cine, la música, la política y la literatura. La programación del Festival Gabo 2016 se publicará el 22 de julio en la página festivalgabo.com

El Festival será también donde se conocerá a los ganadores de las cuatro categorías de concurso del Premio Gabo, texto, imagen, cobertura e innovación, que este año recibieron 1.608 postulaciones. El Festival arrancará el 29 de septiembre, en el Jardín Botánico de Medellín, con la ‘Maratón de las mejores historias de Iberoamérica’, en la que los tres finalistas de cada categoría relatarán como construyeron las historias por las que fueron seleccionados como los mejores por las tres rondas de jurados que hacen parte del Premio. En estos momentos el Premio se encuentra en su segunda ronda de juzgamiento.

Sobre el Premio y Festival Gabo

Es convocado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), con el objetivo de incentivar la búsqueda de la excelencia, la innovación y la coherencia ética, con inspiración en los ideales y obra de Gabriel García Márquez y en la dinámica de innovación, creatividad y liderazgo que caracterizan a Medellín, Colombia. El Premio y el Festival son posibles gracias a la alianza público-privada conformada por la Alcaldía de Medellín y las empresas Bancolombia y el Grupo SURA y su filiales en América Latina.

meme_charla-de-excelencia.png

12 Julio, 2016

El jueves 14 de julio el ganador o ganadora del Reconocimiento a la Excelencia del Premio Gabo 2016, que se dará a conocer ese mismo día por la mañana, responderá a las preguntas de los asistentes a la charla ‘Periodismo que apuesta por la vida’, que tendrá lugar a las 7 p.m. (hora de España) en la Sala Berlanga del Palacio de Cibeles, en Madrid. La entrada al coloquio será libre y gratuita y se podrá seguir a través de la página festivalgabo.com.

El encargado de conducir la charla será el periodista argentino Martín Caparrós, miembro del Consejo Rector del Premio Gabo, órgano encargado de elegir al ganador del Reconocimiento a la Excelencia, un periodista o equipo periodístico de reconocida independencia, integridad y compromiso con los ideales de servicio público del periodismo, que merece ser destacado y puesto como ejemplo por el conjunto de su trayectoria o por un aporte excepcional a la búsqueda de la verdad o el avance del periodismo.

Fecha: Juves, 14 de julio
Hora: 7 p.m.
Lugar: Sala Berlanga/Palacio de Cibeles, Madrid
Entrada libre y gratuita

Retransmisión en directo a través de festivalgabo.com

La periodista de datos Giannina Segnini (2013), el director del Consultorio Ético de la FNPI, Javier Darío Restrepo (2014), la fundadora de la Red de Periodistas de a Pie, Marcela Turati (2014) y la reportera y editora Dorrit Harazim (2015) fueron los ganadores del Reconocimiento a la Excelencia en las anteriores ediciones del Premio Gabo.

El ganador o ganadora del Reconocimiento a la Excelencia, además de recibir 33 millones de pesos colombianos y un ejemplar de la escultura ‘Gabriel’, del artista colombiano Antonio Caro, participará en el Festival Gabo, en Medellín. Una fiesta de historias para mentes curiosas que durante 3 días, del 29 de septiembre al 1 de octubre, recibirá a más de 60 invitados internacionales, de 19 países, que participarán en las más de 30 actividades de entrada libre y gratuita en las que habrá espacio para el periodismo, el cine, la música, la política y la literatura. La programación del Festival Gabo 2016 se publicará el 22 de julio en la página festivalgabo.com

El Festival será también donde se conocerá a los ganadores de las cuatro categorías de concurso del Premio Gabo, texto, imagen, cobertura e innovación, que este año recibieron 1.608 postulaciones. El Festival arrancará el 29 de septiembre, en el Jardín Botánico de Medellín, con la ‘Maratón de las mejores historias de Iberoamérica’, en la que los tres finalistas de cada categoría relatarán como construyeron las historias por las que fueron seleccionados como los mejores por las tres rondas de jurados que hacen parte del Premio. En estos momentos el Premio se encuentra en su segunda ronda de juzgamiento. Clic aquí para conocer a los jurados.

Martín Caparrós (Argentina)

Periodista, novelista y ensayista. Utiliza herramientas de la historia, de la literatura y de la reportería para escribir sus textos. Ha practicado periodismo deportivo, gastronómico, taurino, cultural, político y policial en prensa, radio y televisión. Comenzó en 1973 en el diario Noticias de Argentina. Vivió en París, donde se licenció en Historia en Universidad de la Sorbona, y más tarde en Madrid donde colaboró con el diario El País y distintos medios franceses. De regreso a su país dirigió los mensuarios El PorteñoBabelPágina/30 Cuisine & Vins. Ha publicado una veintena de libros entre los que se cuentan novelas, ensayos, crónicas y ediciones críticas. Su novela Valfierno (2004) ganó el Premio Planeta Argentina. También ha recibido el Premio Rey de España, el Premio Konex y la Beca Guggenheim. En 2014 publicó el ensayo Reportar el hambre, en el que Caparrós relata cómo fue su recorrido por el mundo para intentar comprender por qué 900 millones de seres humanos mueren de hambre. El libro fue presentado en el marco del Festival Gabriel García Márquez de Periodismo 2014, en Medellín (Colombia).

Martín Caparrós es miembro del Consejo Rector del Premio y Festival Gabriel García Márquez de Periodismo.

Sobre el Premio y Festival Gabo

Es convocado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), con el objetivo de incentivar la búsqueda de la excelencia, la innovación y la coherencia ética, con inspiración en los ideales y obra de Gabriel García Márquez y en la dinámica de innovación, creatividad y liderazgo que caracterizan a Medellín, Colombia. El Premio y el Festival son posibles gracias a la alianza público-privada conformada por la Alcaldía de Medellín y las empresas Bancolombia y el Grupo SURA y su filiales en América Latina.

BeFunky-Collage2-1200x599.jpg

7 Julio, 2016

Conoce a los 18 jurados de segunda ronda del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo. Los trabajos seleccionados por este grupo de periodistas serán los que lleguen a manos del jurado de tercera ronda en el mes de agosto, quien elegirá a los ganadores del #PremioGabo 2016, cuyos nombres se conocerán en Medellín, Colombia, el 30 de septiembre.

Jurados de la categoría Texto

sabrinaduque

Sabrina Duque

Ecuador     

Fue finalista del Premio Gabriel García Márquez 2015 por un perfil del sonidista portugués Vasco Pimentel, publicado en la revista peruana Etiqueta Negra. Ha escrito sobre Cristiano Ronaldo, la relación de los lisboetas con la figura de Fernando Pessoa, el inventor de la lobotomía y una directora de dibujos animados que hizo un programa en honor de las mujeres científicas. Sus historias han sido traducidas al portugués, italiano e inglés. Ha vivido en Alemania, Portugal y Brasil. También es traductora.

magelabaudoin

Magela Baudoin

Bolivia      

Periodista, escritora y profesora universitaria boliviano-venezolana, es fundadora y coordinadora del Programa de Escritura Creativa de la Universidad Privada de Santa Cruz de la Sierra (UPSA). Es autora del libro de entrevistas Mujeres de Costado (Plural 2010); del libro de cuentos La composición de la sal (Plural 2014), que ganó el Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez (noviembre 2015); y de la novela El sonido de la H,  que mereció el Premio Nacional de Novela 2014 (Santillana-Bolivia 2014).

 

schipani

Andrés Schipani

Argentina

Es el corresponsal para la región andina del Financial Times de Londres. Con base en Bogotá, cubre Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, además de algunas zonas del Caribe. Nacido en Buenos Aires, fue educado en Londres, Cardiff, Oxford y Nueva York, además de haber sido becario en periodismo económico y financiero en la Universidad de Columbia. Sus trabajos han aparecido también en la BBC, The Guardian, The Observer, The New York Times, The Economist y La Nación.

 

marcelventura

Marcel Ventura

Venezuela

Periodista que actualmente ocupa la dirección editorial del Grupo Planeta, Área Andina. Ha colaborado con medios de Estados Unidos (The Daily Beast), España (El País y La Vanguardia), Brasil (Folha de S.Paulo), Colombia (El Malpensante, El Tiempo, El Espectador), México (Letras Libres, emeequis, Travesías) y Venezuela (El Nacional, Prodavinci.com).

 

marcoaviles

Marco Avilés

Perú

Es periodista, editor y pinche de cocina. Es autor de los libros De dónde venimos los cholos y Día de visita. Fue editor de las revistas de crónicas Cometa y Etiqueta Negra, en Lima. En 2014 se mudó a Maine, Estados Unidos, donde trabajó como cocinero y, ahora, como intérprete de agricultores migrantes. Vive con su esposa, dos gatos amarillos y un perro sin pelo. Todo lo que hace se puede leer en marcoaviles.com.

 

paulorobertopires

Paulo Roberto Pires    

Brasil

Es periodista y profesor de la escuela de comunicación de la Universidad Federal de Río de Janeiro. Tras varios años escribiendo sobre literatura en el periódico O Globo, se convirtió en editor de libros para las editoriales Planeta y Ediouro. Es el autor de la novela Se um de nós dois morrer y editor de la revista de ensayos Serrote, del Instituto Moreira Salles. Fue maestro invitado de la Beca Gabriel García Márquez de periodismo cultural 2015.

 

Jurados de la categoría Imagen

orlando_brito_

Orlando Brito

Brasil

Es fotoperiodista desde 1966. Trabajó en periódicos de Brasil como O Globo, Jornal do Brasil o Revista Veja. Ha publicado siete libros y su trabajo aborda una amplia variedad de temas: la humanidades, la politica, el deporte, la ecología, y los viajes presidenciales en más de 80 países, incluidas viajes papales y de reyes.  Ha recibido varios premios nacionales y el  World Press Photo en 1979.

marcela_zamora_

Marcela Zamora

El Salvador

Es licenciada en periodismo, graduada de la Universidad Latina de Costa Rica. Se graduó también en la  Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (EICTV), en la cátedra de Dirección de Documental. Ha dirigido varios documentales, multipremiados, en El Salvador, Nicaragua, México, Venezuela, Costa Rica, Cuba y Estados Unidos. Ha sido Jurado en festivales Internacionales como ZINEBI (Bilbao), MARFICI (Argentina) o el Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos de Ginebra (Suiza). Actualmente es directora de Kino Glaz Films, una casa de producción, distribución y exhibición de cine y televisión con sede en El Salvador y México.

 

 pablogutierrez

Pablo Gutiérrez

España

Es licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid. Comenzó a explorar la infografía en el diario La Razón en 1998. Tras pasar por elmundo.es y lainformacion.com, en 2012 salió de España para incorporarse primero a la agencia Golden Section Graphics y después a la sección de periodismo visual de la BBC. Actualmente trabaja en el departamento Visuals de The Guardian en Londres.

Jurados de la categoría Cobertura

consuelo1

Consuelo Álvarez de Toledo

España

Presidenta y editora de Infolatam. Periodista y analista de informacion política en diferentes medios de comunicación: periódicos – El Mundo y ABC; Antena3, COPE, Tele5, RNE y TVE -. Defensora del Espectador en Antena 3 TV. Consejera de Radio Televisión Española. Publicó el libro “Vida de mi vida, confidencias de jóvenes abuelos” en 2003 y en 2004 otro sobre el 11-M, “4 Días de Marzo. De las mochilas de la muerte al vuelco electoral”, con la editorial Planeta.

carlos_julio_betancur

Carlos Julio Betancur

Colombia

Es periodista y documentalista y tiene 25 años de experiencia en el cubrimiento de noticias para televisión nacional e internacional. Los últimos 15 años los ha dedicado a la producción y dirección de documentales. Ha ganado dos premios nacionales de periodismo Simón Bolívar, ha desarrollado contenidos audiovisuales para el Canal Caracol, RCN Televisión, Discovery Channel, El Espectador y Revista Semana entre otros. Dirigió “Un Sueño llamado Paz”, en el 2013, documental finalista del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo en la categoría Cobertura.

 

claudiaantunes

Claudia Antunes

Brasil

Es periodista y ha sido fellow de la Nieman Foundation for Journalism, en la Universidad Harvard (2005-2006). Trabajó como editora de política internacional de los periódicos Jornal do Brasil y Folha de S. Paulo, como jefe de reportaje y reportera especial de Folha de S. Paulo y como editora de la revista de crónicas Piauí. Actualmente trabaja en la comunicación de la organización humanitaria internacional Médicos sin Fronteras.

 

daniellizarraga

Daniel Lizárraga

México

Es reportero desde 1993. Hace parte del equipo autor de La Casa Blanca de Enrique Peña Nieto, investigación ganadora del Premio Gabriel García Márquez de periodismo, del Premio Nacional de Periodismo y de COLPIN 2015. Es Autor de 2 libros: La Corrupción Azul y La Casa Blanca de Peña Nieto. El ICFJ otorgó el Premio Knight al equipo de reporteros que encabezó en Aristegui Noticias y formó parte de Panamá Papers. También imparte talleres sobre metodología de investigación en México y Latinoamérica

 

 rogerio

Rogério Christofoletti    

Brasil

Es profesor e investigador de la Universidad Federal de Santa Catarina (Brasil), y un experto en ética periodística. Tiene libros y artículos sobre la ética en la comunicación, publicados en Brasil, Portugal, Argentina, Colombia, Perú, Chile y México. Es periodista desde 1991, fue vicepresidente de la Unión de Periodistas de Santa Catarina y también es investigador del CNPq.

 

Jurados de la categoría Innovación

emiliadiaz

Emilia Díaz-Struck

Venezuela

Es editora de investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), desde donde ha sido parte de proyectos transnacionales como los Papeles de Panamá. Ha sido profesora de la Universidad Central de Venezuela y colaboradora del Washington Post, El Universal, El Mundo, la revista Poder y Negocios y el portal venezolano Armando.info, del cual es cofundadora. Fue coordinadora de investigación de Ipys Venezuela y reportera residente en el Centro para Periodismo de Investigación de la Universidad de Boston y Connectas.

juanmcasanueva

Juan Manuel Casanueva

México

Es fundador de SocialTIC  y fue ICFJ Knight Fellow 2014-2015. Ha liderado y asesorado proyectos de uso de TIC y datos para la transparencia, la incidencia cívica, la participación ciudadana, la apertura gubernamental y el periodismo. Co-impulsor de OpenDataMX, Escuela de Datos y Desarrollando América Latina. Posgrado en Gestión e Implantación de Proyectos de Desarrollo (U. de Manchester) enfocado en Innovación Social y licenciado en Ing. Industrial y de Sistemas (ITESM). Fue consultor de estrategia y operaciones para Accenture.

 

marianoblejmanok

Mariano Blejman

Argentina

Desarrolla programas de innovación en medios periodísticos en América Latina. Creó la acelerador de noticias Media Factory y el programa de aceleración de periodismo de datos HacksLabs.org donde ayudó a invertir en proyectos de América latina. También está ayudando al crecimiento de la red de Hacks/Hackers Latam. Es co-fundador de Hacks/Hackers Buenos Aires, capítulo que reune periodistas y programadores alrededor del mundo y fundó la Media Party, el evento productivo de medios más grande de América latina.