Cargando resultados

Cargando Resultados...

Guerriero y Caparrós, reflexiones de dos maestros sobre los libros periodísticos

Los argentinos Leila Guerriero y Martín Caparrós, en conversación en el Teatro Explora. Foto: David Estrada – Fundación Gabo

Por Andrea Jiménez Jiménez@andrejimenezj

Para escribir crónica, Leila Guerriero y Martín Caparrós. Para hablar de esta, también. Porque estos dos escritores argentinos conocen como pocos los secretos del periodismo de largo aliento, el arte de la filigrana de las historias. Puede que sean los máximos  exponentes de Hispanoamérica de eso que hemos convenido llamar periodismo narrativo, que viene a ser la misma cosa que ese periodismo que desgrana, que se detiene en los detalles, y que le da una especie de aura extraordinaria y fascinante, desde el relato, a eso que todos habían contado de la misma manera, o a eso que vemos a diario sin mayor sorpresa. 

Aquí, sus mejores ideas.

¿Qué es un libro periodístico? ¿Sí es un refugio?

Un libro es recuperar lo que uno pensó que había perdido: Martín Caparrós

Los libros no deberían ser el refugio, o no me gusta pensar en los libros como un refugio. Debe ser vistos como un formato más: Leila Guerriero

El refugio hace alusión a que el periodismo no está donde uno espera, porque los medios lo rechazan, lo desdeñan, y encuentra su lugar en este medio autopropulsado que es un libro: Martín Caparrós

Los libros, a veces, son una hermosa manera de publicar una versión más larga, bien documentada. Los veo como una manera de equivocarme mejor: Leila Guerriero

Si el periodismo es por esencia una actividad del despilfarro, el libro sería su quintaesencia. No hay nada más despilfarrado que un libro. Trabajar, trabajar y trabajar para no recibir ninguna de las recompensas que creemos habituales: Martín Caparrós

Sobre el auge de libros periodísticos

Odio pensar que es una cosa más de mercadotecnia, pero funciona, y es que todas las editoriales tienen su premio de crónica, su sello de crónica y su libro de crónica. Es una tradición que en este momento tiene más adictos, pero no creo que toda esa producción sea buena. Hay muchos altibajos, hay libros que se publican y no deberían publicarse: Leila Guerriero

Hay altos y bajos, momentos de relativo esplendor y de relativa opacidad, que tienen que ver con un entorno, un contexto. En los 60, 70, la novela en América Latina era tan poderosa que no había lugar para nada más. En el boom, una ambición desmesurada de algunos autores que dijeron: “Yo voy a escribir América Latina”: Martín Caparrós

Había en toda la época del boom el pensamiento de que lo que te consagraba era escribir ficción. Ese es un pensamiento que se ha corrido. Hay gente, y me incluyo, que no tiene la ambición ni el talento para escribir ficción y solo escribe no ficción. Hay gente que hace las dos muy bien, pero la pretensión cambió también, y eso genera necesariamente un cambio en la escritura: Leila Guerriero

Sobre los temas de los libros periodísticos

A la violencia en América Latina se le da un sentido desproporcionado, y es en sentido literal. No hay una buena lectura de las cifras de violencia, y se dejan de contar otras historias: Martín Caparrós

Me gustaría encontrar nuevos abordajes de esos temas (como el de la violencia), y otras temáticas, como el poder, y no necesariamente el poder político. Me gustaría ver a un buen cronista entrando a mundos de empresarios poderosísimos, que son los que terminan decidiendo que en un país haya muertos, por ejemplo. Estamos contando la historia de los efectos colaterales y no yendo hacia arriba,que es lo difícil. Ciencia, salud, música clásica… Se ven como temas un poco bobos, o son abordados de manera cándida, como cosas positiva, cosa que me parece una aberración: Leila Guerriero

La mayoría de las personas hacen parte de la clase media. ¿Qué escribo sobre la clase media? Es un lío, un problema, y nos falta dar con una manera de contar lo más significativo, lo que envuelve nuestras vidas: Martín Caparrós

Solemos ver temas relacionados con la muerte, la sangre, pero siento que la temática sigue siendo restringida, y muchas veces los premios terminan validando temas marginales, del conflicto, por eso celebro que este año esté entre los finalistas una persona que haya escrito un perfil de un escritor: Leila Guerriero

Y sobre otras cosas…

Yo tengo la sensación de que no se habla de otra cosa (con respeto al cambio climático), de que hay una especie de exceso, y no hay muchas cosas interesantes. No leo trabajos interesantes, documentados, pero sí se publica en los medios todo el tiempo. No nos van a matar los males calientes ni el deshielo, sino el exceso de corrección política: Leila Guerriero

Hay libros que creen que no tiene que preocuparse del mundo, sino de nuestra parte del mundo. No somos comos los anglosajones, que lo miran todo. Le dejamos el mundo a ellos. Hay muy poca ambición de descripción global de los que escriben libros de no ficción en castellano: Martín Caparrós

Quiero creer que le he dado a la crónica latinoamericana un entusiasmo y una especie de entrega al trabajo. Hacerle sentir a otra gente a través de talleres, conferencias, contacto directo, que se puede hacer, pero para hacerlo bien hace falta hacerlo bien. Con el trabajo como una posible habilidad, más la disciplina, uno puede transformar a la escritura en una forma de vida si es lo que se quiere: Leila Guerriero

Las compilaciones de crónica son más un gesto de muy modesta vanidad. O de una muy vanidosa modestia, porque a un libro uno le sigue atribuyendo ciertos caracteres mágicos, como un fetiche, pero ¿cuántos lo leen?: Martín Caparrós 

No creo que deba, como periodista, cumplir un rol social, evitar que la gente se suicide y que no bote papelitos en la calle: Leila Guerriero

Querría creer que si algo he aportado es que la idea desde ese procedimiento es posible: tratar de copiar fragmentos de lo que nos gusta, y dejar salir al más noble de los sentimientos, que es la envidia. Sentir que algo es tan bueno y querer hacerlo así: Martín Caparrós

Ponernos siempre en el lugar de las víctimas no siempre ayuda a que esto tenga algún impacto: Leila Guerriero

Escribiendo cuentos soy malo: Martín Caparrós 

 

Sobre el Premio Gabo y el Festival Gabo

Es convocado por la Fundación Gabo con el objetivo de incentivar la búsqueda de la excelencia, la innovación y la coherencia ética en el periodismo, con inspiración en los ideales y la obra de Gabriel García Márquez, y en la dinámica de innovación, creatividad y liderazgo que caracterizan a Medellín, Colombia.

El Premio Gabo y el Festival Gabo son posibles gracias a la alianza público-privada conformada por la Alcaldía de Medellín y los grupos Bancolombia y SURA, con sus filiales en América Latina.

Comentarios:

avatar
  Suscribir  
Notificar de
Hecho con por