Periodismo de soluciones: qué es y cómo hacerlo bien

Liza Gross a la izquierda, Tina Rosenberg a la derecha en su taller del Festival Gabo. Fotografía: David Estrada Larrañeta | FNPI.

Por: Hernán Restrepo | @hrestrepo

La ganadora del Premio Pulitzer Tina Rosenberg y la experta en medios Liza Gross condujeron en la tarde del segundo día del Festival Gabo 2018 el taller Periodismo de soluciones: contar la historia completa.

Durante cuatro horas, más de 70 talleristas aprendieron de las dos expositoras las técnicas narrativas del periodismo de soluciones, un concepto que nace en 2013 para legitimar y extender esta forma de contar historias. Se trata del reportaje riguroso de las respuestas a problemas sociales y sus resultados. Es decir, cubrir un tema que está sucediendo ahora y las consecuencias que está teniendo.

Por tratarse de un concepto nuevo para los periodistas latinoamericanos, Liza y Tina recurrieron a lo largo del taller a comparaciones para establecer con claridad las diferencias entre lo que sí es periodismo de soluciones, y aquello que no lo es. Compartimos estas ideas a continuación:

Lo que sí es periodismo de soluciones 

Debe cumplir con los siguientes requisitos:
– Hace de la solución el eje narrativo.
– Se adentra en los detalles de la implementación.
– Presenta evidencia de resultados y efectividad, no solamente intenciones.
– Incluye personajes, pero se concentra en el proceso de resolución.
– Ofrece detalles de las limitaciones.
– Enfatiza en las perspectivas frescas e innovadoras.
– No es sensacionalista ni promueve puntos de vista.

 El fracaso instructivo, dar a conocer soluciones que no funcionaron, también hacen parte del periodismo de soluciones.

El periodismo de soluciones nos invita a cuestionarnos constantemente cuál es el rol del periodismo en la sociedad.

El periodismo ha cambiado mucho en los últimos 20 años, pero básicamente solo en el área de la difusión de las noticias. Hace falta cambiar ahora los métodos de elaboración de las noticias.

El periodismo de soluciones tiene el poder de volver a acercar a los medios tradicionales a sus audiencias y comunidades.

Quienes hacen periodismo de soluciones formulan preguntas distintas.

 El periodismo de soluciones muestra a los personajes tratando de resolver el problema, obteniendo resultados.

El periodismo de soluciones es explicativo, nunca es condenatorio. Si una solución no funcionó, buscamos comprender las razones de ese fracaso para aprender de él.

Al hacer un ‘ranking’, procuremos mostrar los resultados del mejor al peor. Analicemos los datos desde una perspectiva diferente.

El primer paso para hacer periodismo de soluciones es preguntarnos ¿quién responde mejor al problema que estamos tratando de resolver?

Lo que no es periodismo de soluciones

El concepto no debe prestarse a confusiones:
– No es el culto al héroe.
– No es mostrar una solución como la panacea.
– No es hablar de soluciones que en teoría podrían funcionar.
– La solución no es un apéndice del reportaje.
– No da lugar a especuladores disfrazados de expertos. En su lugar, dar lugar al uso de las redes sociales para tener participación genuina.
– No es invitación al activismo, sino ofrecer diversidad de opciones y soluciones.

El periodismo de soluciones no es un movimiento. Es una técnica periodística.

Paradójicamente, evitar la palabra ‘solución’ en nuestros reportajes es aconsejable al hacer periodismo de soluciones. De esta manera no nos arriesgamos a mostrar como una panacea la historia de la solución que estamos contando.

La falsa ayuda de los medios y la pornomiseria son formas impostoras de hacer periodismo de soluciones.

La cobertura negativa produce una postura defensiva, no de cambio. Esta percepción de impotencia lleva a la apatía.

Es mentira que el contenido negativo sea más viral que el contenido positivo. Un análisis del New York Times a 7.000 artículos compartidos vía e-mail, demostró que las historias positivas eran más veces compartidas.

Los periodistas necesitamos evolucionar de la figura del “perro guardián” a la del “perro guía”: no es suficiente revelar lo que está mal para esperar que el cambio se genere mágicamente. Más bien, resaltar las posibles soluciones que pueden contribuir a que el cambio suceda.

El periodismo de soluciones no hace promesas exageradas ni predice el futuro. Tampoco proclama que la solución presentada es la única existente. Mantiene la narrativa enfocada en la evidencia y las lecciones aprendidas.

La clave para que una historia de periodismo de soluciones no suene a publirreportaje es ser muy claros en las limitaciones de la solución que estamos dando a conocer.

Sobre el Premio y Festival Gabo

Es convocado por la FNPI – Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, con el objetivo de incentivar la búsqueda de la excelencia, la innovación y la coherencia ética, con inspiración en los ideales y obra de Gabriel García Márquez y en la dinámica de creatividad y liderazgo que caracterizan a Medellín, Colombia. El Premio y el Festival son posibles gracias a la alianza público-privada conformada por la Alcaldía de Medellín y los Grupos SURA y Bancolombia con sus filiales en América Latina.

Hecho con por