Dos pasiones unidas

Recuento del coloquio “Los partidos del periodismo: contar historias sobre fútbol”.

El fútbol y el periodismo reunieron a Martín Caparrós, a Daniel Samper Pizano, a Juan Pablo Meneses, a Lucio Castro y  a Waldir Ochoa, quien moderó la conversación. El púbico se divirtió con las historias de los periodistas invitados y descubrió por qué este deporte despierta tantas emociones en todo el mundo.

Como el gran hecho cultural del siglo XX lo definió Caparrós. Un deporte que, para él, no excluye en principio a nadie y suscita tanta pasión por la figura del equipo que supone la perdurabilidad en el tiempo, más allá de las personas. “Es un fracaso sistemático pero produce una explosión cuando se supera”, dijo. Se refería al gol, casi único dentro de los deportes pues por lo general en los demás se habla de puntos. “Sin el gol todo fuera menos divertido”, afirmó.

Además señaló entre sus virtudes que se puede jugar en cualquier lado y casi con cualquier cosa y las reglas son fáciles. “Si no hubiera existido nadie hubiera notado su ausencia pero es un hecho que atrae y se vuelve una necesidad intrínseca”, aseguró.

Para Samper la diferencia está en sus códigos únicos: “es un lenguaje de emociones que no lo da nada más”. Resaltó a los humoristas, pues considera que son los primeros que exploran el mundo del fútbol con lente literario. Mencionó entre sus favoritos a Roberto Fontanarrosa y anotó que la cobertura de este deporte se ha movido entre el  dato, la emoción a través de la radio, la llegada de la televisión y el relato.

Pero no solo es una pasión. Hoy el fútbol se ha transformado hasta llegar a lo que Juan Pablo Meneses llamó el pos fútbol en el que se mezcla la mercantilización, las estructuras de poder y la ética que se mueve a través del dinero.

Meneses se refirió a la “compra” de niños y dijo que estos “ya no quieren jugar a la pelota sino ser contratados por un gran equipo. El fútbol es la telenovela de los hombres y algunas historias no tienes un final feliz”. Eso fue lo que trató de plasmar en su libro Niños futbolistas.

Además, los invitados abordaron el tema de este deporte como una herramienta política. Gobiernos y dictaduras lo han utilizado para paliar momentos difíciles. En Brasil, por ejemplo, “es un microcosmos de la sociedad y a través de él se pueden contar muchas historias”, dijo Lucio Castro.

En el auditorio no quedó duda de que el fútbol despierta emociones y pasiones, como el periodismo. Al final, Caparrós expresó que “hay una relación muy confusa entre el fútbol y los periodistas que nos ocupamos de él. Ambos se necesitan mutuamente”.

Comentarios:

avatar
  Suscribir  
Notificar de
Hecho con por