Cargando resultados

Cargando Resultados...

Comunidad

El periodismo colaborativo: un trabajo sin fronteras

Por: María José Rodríguez Olivera

Isabela Ponce (Ecuador), Laura Natalia Cruz (Colombia) y Albor Rodríguez (Venezuela) participaron en el panel “Historias que traspasan fronteras”, realizado en el Teatro Explora en el último día del Festival Gabo 2019.

Durante este panel, estos periodistas que hacen parte del equipo transnacional de la beca Oxfam para producir contenidos sobre migración, dialogaron con la periodista colombiana Maria Teresa Ronderos sobre las diferentes experiencias con el periodismo colaborativo.

Ningún país de Latinoamérica se salva de la crisis social provocada por la corrupción, la desigualdad de género, la migración y la censura de la prensa. Estas problemáticas incentivan a realizar periodismo colaborativo como una manera efectiva de abordar los casos que involucran a todo el continente. Los proyectos realizados de esa manera han demostrado que esta modalidad de trabajo ofrece distintas oportunidades para formar alianzas transnacionales y poder hacer una investigación con un panorama mucho más amplio y de mayor cobertura.

Aunque la tecnología es una herramienta que facilita el trabajo en colaboración, este es un camino lleno de obstáculos, pero también con muchas ventajas que el periodismo tradicional no ofrece.

De manera puntual Isabela Ponce, directora editorial de GK, ha trabajado en diferentes proyectos de periodismo colaborativo como “Vidas Robadas”, una investigación de la maternidad forzada en niñas ecuatorianas. En su experiencia, la periodista rescata lo beneficioso que es contar con expertos de diferentes medios, cada uno con habilidades distintas.

Por su parte, Laura cruz, ganadora de la Beca Iniciativa para el Periodismo de Investigación en las Américas, resaltó que lo más enriquecedor de realizar este tipo de periodismo es ver cómo los mismos fenómenos sociales se desarrollan de manera distinta en cada país.

Por otro lado, las panelistas mencionaron algunos obstáculos que han tenido que afrontar en sus investigaciones. Albor Rodríguez, periodista con treinta años de experiencia en diarios como El Nacional, El Mundo (Bolivia) y El Tiempo (Venezuela), cree que la diversidad de habilidades y estilos de los integrantes de un equipo es una moneda de dos caras ya que muchas veces es complicado ponerse de acuerdo. Además, se requiere una dirección firme para que se respeten las diferencias y se pueda crear una historia donde los estilos se complementen entere sí.

Ponce y Cruz, también creen que es necesaria la optimización en el tema organizacional para que, de esa manera, se puedan respetar los roles, dead lines y horarios.

Al realizar una experiencia colaborativa, coincidieron los panelistas, el periodismo se vuelve un trabajo más humano ya que el impacto de las problemáticas es diferente en cada país y podemos ser testigos de la imagen completa.

Al finalizar el evento la moderadora, María Teresa Ronderos, afirmó que “el fenómeno del periodismo colaborativo es fundamental para abarcar la realidad y vencer la censura”.

Comentarios:

Please Login to comment
Hecho con por