PREMIO Y FESTIVAL GABO 2017

Espera pronto la programación
del Festival Gabo 2017


Olga-Lucia-Lozano-Colombia-2-2-1200x800.jpg

11 Mayo, 2017

Si alguien tiene experiencia haciendo periodismo por fuera de los esquemas es Olga Lucía Lozano, quien ha sido finalista, ganadora y jurado del Premio Gabo en sus diferentes ediciones.

El trabajo Proyecto Rosa -un transmedia que presenta la ley de víctimas en Colombia a través de la historia de una líder de tierras- la hizo merecedora del galardón en la categoría Innovación en 2013 por su novedosa forma de concebir el periodismo como aliado de los derechos humanos.

Luego de trabajar durante más de 15 años en diversos medios impresos y digitales, Lozano es consultora de medios de América Latina en áreas de innovación, nuevas metodologías de generación y circulación de la información, y generación de redes.

Le pedimos a ella recomendaciones útiles para los periodistas interesados en contar historias desde nuevos formatos, narrativas, relaciones con la audiencia y metodologías de trabajo. (Consulta aquí los requisitos para postular al Premio Gabo en la categoría Innovación).

Interacción con las audiencias: tres claves

  • Salir del esquema tradicional de interacción. Para Lozano, los medios, incluso los nativos digitales, tienen unas dinámicas de interacción ya establecidas: los likes, las vistas, los comentarios, el conocimiento de la marca o el jugar con aplicaciones. Estos puntos de unión entre usuarios y contenidos son para ella “un reflejo de su percepción limitada del mundo”.
  • Pensar en la interacción desde el primer momento. La exeditora de La Silla Vacía recomienda pensar en la interacción desde el momento de concepción de la historia, no cuando ya está publicada: “La primera fase de interacción del periodismo se da en la reportería y en el poder generar narrativas donde las múltiples verdades se conjugan para construir una historia más profunda y larga”.
  • Para lograr esto, lo primero es entender que el fin de un contenido no es su publicación, como suele creerse. Esto permite identificar también que la interacción no puede ser una pretensión final, sino “una cualidad propia del proceso completo de generación, narración, circulación y seguimiento”.

Innovar en el periodismo latinoamericano: el panorama

Un desafío:Llegar con contenidos de altísima calidad a públicos en esta zona del mundo que han sido completamente excluidos como usuarios, oyentes, lectores, etc”.

Una oportunidad: “Lo más emocionante de mi vida periodística se ha dado en los años más recientes, pues cada vez en todos los sectores de la población hay mayor interés por historias que integren un mayor espectro de voces, que ofrezcan formatos narrativos que realmente agreguen información y permitan a ciudadanos de cualquier nivel de formación acceder a realidades complejas y a piezas de contenido más pensadas en función de la sociedad que del autor”.

“Cada vez hay mayor interés por historias que permitan a ciudadanos de cualquier nivel de formación acceder a realidades complejas”.

Equipos multidisciplinarios

Un proyecto periodístico innovador no puede crearse pensando únicamente en los contenidos, de ahí la importancia de contar con equipos diversos, “interesados más en la vida real que en la marca personal o mediática”.

Esto es lo que, según Lozano, hay que tener en cuenta para armar estos equipos.

  • Unir talentos provenientes de diversas áreas que desde su saber puedan atravesar y leer el mundo, enriqueciendo de esta manera el universo de todos y los puntos de referencia y análisis.
  • No se trata de unir representantes de disciplinas y luego juntar retazos de conocimiento y a su vez “despedazar” los procesos para que las cualidades de alguien encajen. Ese es un error común y termina pagándose con contenidos que no logran contar una historia más allá de la mirada a veces muy limitada de un experto en un tema específico.
  • Escapar del lugar común y encontrar talentos en áreas que ni se nos ocurrían como pares del periodismo hace un par de décadas.
  • Los equipos multidisciplinarios no permiten trabajar desde la fórmula, no permiten saltarse el debate ni la crítica necesaria y enriquecedora, abren canales múltiples de interlocución y terminan encontrando soluciones en donde otros equipos solo ven problemas o en donde otros equipos toman atajos que afectan el resultado final.

Sobre el Premio Gabo

El Premio Gabo es organizado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano –FNPI- con el apoyo de una alianza público-privada conformada por la Alcaldía de Medellín y los Grupos Bancolombia y SURA con sus filiales en América Latina. (Encuentra las bases para postular en este enlace).

Hasta el 17 de mayo, los periodistas que hayan publicado trabajos en español o en portugués entre el 1 de abril de 2016 y el 31 de marzo de 2017, en cualquier formato o tipo de medio, pueden postular a una de las cuatro categorías del concurso: Texto, Imagen, Cobertura e Innovación.


10 Mayo, 2017

Gideon Lichfield, uno de los editores fundadores de Quartz y jurado del Premio Gabo en 2016 en la categoría Innovación, habló en una charla en línea sobre algunas técnicas sencillas que cualquier redacción o periodista puede adoptar para poner la innovación en el centro de su trabajo. (Consulta aquí los requisitos para postular al Premio Gabo en la categoría Innovación).

Gideon Lichfield

Formó parte del equipo fundador y ahora es editor en Quartz, un sitio internacional de noticias de negocios con sede en Nueva York. Antes, trabajó durante 16 años en The Economist en varias funciones, tales como corresponsal en Ciudad de México, Moscú y Jerusalén. Fue investigador adjunto del Data & Society Research Institute, en Nueva York, una  organización dedicada a las cuestiones legales, sociales, éticas y económicas alrededor del Big Data. Ha sido profesor adjunto en la New York University.

microphone-1562354_1280-1200x800.jpg

10 Mayo, 2017

Foto: Samuel Morazan/Pixabay.

Los sonidos también tienen lugar en el Premio Gabriel García Márquez de periodismo. Una historia contada en podcast, una investigación emitida en una radio tradicional, y un medio dedicado a la producción audio periodismo narrativo hacen parte de los trabajos sonoros destacados en las cuatro ediciones del Premio Gabo.

Estos proyectos son un referente para los periodistas que aman contar historias con sonidos, bien sea desde la cobertura noticiosa del día a día o a través de reportajes de largo aliento. Si tienes historias de este tipo emitidas en una emisora, en una radio en línea, en un blog o cualquier otra plataforma, postula a la quinta edición del Premio en las categorías Cobertura o Innovación.

Radioambulante

Ganador categoría Innovación en 2014

Es un proyecto de audio-periodismo narrativo basado en San Francisco, California, que combina el rigor investigativo de la crónica, con un estilo audaz y fresco de producción de radio. Utiliza todas las herramientas tecnológicas disponibles para grabar, editar, producir, y distribuir contenido a una audiencia amplia, en más de 100 países. (Mira aquí el video de la charla web ‘Radioambulante o cómo crear un podcast latinoamericano‘).

Nohemí

Radio Ambulante

Selección oficial categoría Cobertura en 2014

Este podcast cuenta la historia de cómo una trabajadora doméstica, después de años de abuso, encontró algo de justicia gracias a un acto de solidaridad. La productora Camila Segura trabajó en esta investigación durante casi un año. La historia de Nohemí y su caso legal se convirtieron en un hecho histórico en Colombia.

EE.UU nos espía desde casa

Ver trabajo: parte 1, parte 2, audio

Selección oficial categoría Cobertura en 2014

Noticias MVS – The National Security Archive

Esta investigación, publicada originalmente en la cadena radial MVS Noticias, revela cómo el gobierno de Estados Unidos logró espiar en México y otros países de América Latina con el pretexto de convenios de colaboración a través de un centro de espionaje que operó en México.

Bonus track

Pregoneros de Medellín

Selección oficial

Innovación 2016

Este es un proyecto transmedia que lleva al usuario a recorrer las expresiones sonoras de los vendedores ambulantes de Medellín, Colombia. En este proyecto, que se inspira del paisaje sonoro de la ciudad, la música no solo es concepto narrativo, sino también goce, acompañamiento, y detonadora de sentidos e identidad.

Sobre el Premio Gabo

El Premio Gabo es organizado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano –FNPI- con el apoyo de una alianza público-privada conformada por la Alcaldía de Medellín y los Grupos Bancolombia y SURA con sus filiales en América Latina. (Encuentra las bases para postular en este enlace).

Hasta el 17 de mayo, los periodistas que hayan publicado trabajos en español o en portugués entre el 1 de abril de 2016 y el 31 de marzo de 2017, en cualquier formato o tipo de medio, pueden postular a una de las cuatro categorías del concurso: Texto, Imagen, Cobertura e Innovación.

Masacre-Tumeremo-1200x672.png

9 Mayo, 2017

Los jurados de las últimas ediciones del Premio Gabo se han enfrentado a un dilema a la hora de escoger a los finalistas y ganadores de la categoría Cobertura: ¿Qué se considera cobertura?

La conclusión al debatir durante el proceso de juzgamiento es que hay dos tipos de trabajos en esta categoría: uno es el seguimiento del día a día que hace el reportero clásico en tiempo real, y el segundo corresponde a las investigaciones de largo aliento presentadas en varias entregas, que no necesariamente responden a la coyuntura. (Consulta los requisitos para postular al Premio Gabo en la categoría Cobertura).

Para Rosental Alves, miembro del consejo rector del Premio y jurado en 2015, el objetivo de esta categoría es incentivar el periodismo básico, el de la reportería del día a día, más allá del periodismo investigativo. Un periodismo que puede ejercerse desde medios impresos, digitales, radiales o televisivos.

Conoce los trabajos finalistas y ganadores de Cobertura en las dos últimas ediciones del Premio Gabo y los motivos de los jurados para elegirlos.

Cobertura diaria

La justicia que sale de La Habana (ganador 2016): El trabajo es una cobertura en tiempo real del proceso de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc, un proceso complejo que empezó hace cuatro años.

El texto explica claramente las idas y venidas de las negociaciones de paz, y se convierte en una herramienta de referencia para cualquiera que busque entender el camino que recorrieron los negociadores para llegar a un acuerdo que pusiera fin a una guerra de 52 años. “Aprendí con este trabajo. Todo lo que necesitas está ahí; no hay que recurrir a otro lugar para comprender lo que te está contando”, destacó Dieguez.

Masacre de Tumeremo (finalista 2016): La serie Masacre de Tumeremo fue la cobertura realizada a raíz de las denuncias de la desaparición de 17 mineros de Tumeremo, una comunidad al sur del estado Bolívar en Venezuela.

Los jurados Consuelo Dieguez, Elías López y Sandra Crucianelli dimensionaron el coraje de un grupo de periodistas aguerridos que se dedicó a investigar a fondo una masacre ocurrida en una región aislada para los medios en Venezuela.

La cobertura de la desaparición y el asesinato de los 28 mineros venezolanos vuelve a la esencia del periodismo y demuestra que no se necesitan grandes equipos ni demasiados recursos para lograr buenos reportajes. “Es un trabajo periodístico de a pie”, señaló López.

Investigaciones de largo aliento 

La Casa Blanca de Enrique Peña Nieto (ganador 2015)

La publicación de una entrevista a la primera dama de México, Angélica Rivera, en la revista ¡Hola! dio pie a una amplia investigación sobre la propiedad de una lujosa residencia en poder de la familia presidencial. El reportaje puso en tela de juicio la relación entre el Presidente Enrique Peña Nieto con un contratista que estaba siendo beneficiado por su Gobierno.

Para los jurados esta es una investigación de largo aliento, con buen uso de multimedia y los mejores recursos y herramientas, con las voces de los protagonistas, muy bien documentado.

Durante la deliberación, los jurados descubrieron en el trabajo de Aristegui Noticias un texto irrefutable y corajudo, tan blindado que hasta el hecho de ser ofrecido en una sola entrega parece tener sentido para soportar el vendaval que se desató después de su publicación.

Caso Tlatlaya (finalista 2015)

Este reportaje revela la versión no oficial de la muerte de 22 presuntos delincuentes a manos de militares en México.

Para los jurados Juan Gossaín, Graciela Mochofsky y Rosental Alves es meritoria y completa, pues comienza con encontrar al testigo clave de una masacre, que por equivocación está en una cárcel, hasta lograr crear las circunstancias para que se haga justicia: la libertad para los inocentes y la pena para los culpables. Esta cobertura es el caso clásico de los periodistas empecinados en encontrar la verdad y demoler la versión oficial, enfrentándose incluso a las fuerzas más poderosas del estado y de la delincuencia.

Minha casa, minha sina (finalista 2015)

Esta serie cuenta una dramática paradoja: una iniciativa del Estado para mejorar la vida de los más pobres es anulada por la intervención de bandas criminales que dejan al Estado impotente.

Minha casa, minha sina, escrita por Rafael Soares y Luã Marinatto, del Periódico Extra de Brasil, tampoco puede ser calificada como una cobertura en el sentido clásico, pero tiene el valor de que los periodistas convirtieron un hecho, del que se hablaba en varios medios y como especulación en muchos casos, en una cobertura. Luego de encontrar que efectivamente había una historia para contar, la cubrieron en nueve entregas, con el valor agregado del multimedia, mapas de Google y videos.

Sin tratamiento (finalista 2016)

En esta serie de 10 trabajos se cubre la tragedia que representa la escasez de medicamentos en Venezuela. Son historias, con nombre y apellido, de personas que han puesto su vida en riesgo por falta de medicinas.

Para el jurado, esta serie logra darle rostro al drama social que produce la crisis política en Venezuela. El texto relata con detalle la búsqueda desesperada de medicinas por parte de padres con hijos cuyas vidas dependen de estos. El diseño y la presentación de la cobertura amplifica el impacto de las historias acerca de la escasez de medicamentos, y los elementos traídos de las redes sociales son esenciales para comprender la gravedad de la situación.

Sobre el Premio Gabo

El Premio Gabo es organizado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano –FNPI- con el apoyo de una alianza público-privada conformada por la Alcaldía de Medellín y los Grupos Bancolombia y SURA con sus filiales en América Latina. (Encuentra las bases para postular en este enlace).

Hasta el 17 de mayo, los periodistas que hayan publicado trabajos en español o en portugués entre el 1 de abril de 2016 y el 31 de marzo de 2017, en cualquier formato o tipo de medio, pueden postular a una de las cuatro categorías del concurso: Texto, Imagen, Cobertura e Innovación.

Captura-de-pantalla-2017-05-08-a-las-6.32.01-p.m.-1200x636.png

8 Mayo, 2017

Foto: fotograma del documental animado Soy el número 16.

En el periodismo también hay espacio para el dibujo, y no solo en las secciones de historietas de los diarios impresos. Estos cinco trabajos que se han destacado en las últimas ediciones del Premio Gabo llevan el cómic, la animación y la caricatura a otro nivel: cuentan historias en su mayoría dramáticas -desde trata de blancas a secuestro e inmigración- en formatos atractivos y sin caer en el sensacionalismo.

Si tienes un trabajo en alguno de estos formatos, postula al Premio Gabo en las categorías Imagen, Innovación o Cobertura hasta el 17 de mayo.

Soy el número 16

Finalista 2016, categoría Innovación

Dirigida por Rafael Pineda “Rapé” y Leopoldo Hernández

Es un cortometraje documental animado en el que el periodista Luis Cardona narra su secuestro y la tortura a la que fue sometido por hacer su trabajo periodístico en Chihuahua, México, en medio de una guerra creada por el gobierno contra los narcotraficantes. Luego de investigar 15 secuestros en su investigación periodística, Cardona terminó protagonizando el secuestro número 16.

Este documental fue filmado con un Iphone 5c en un 95% mezclando varias técnicas de animación y juntando los talentos de tres caricaturistas.

Ramón Salaverría, uno de los jurados que eligió esta pieza como finalista, aseguró durante el proceso de juzgamiento: “Rompió mis expectativas. Es un ejemplo de otras muchas historias que busca la manera idónea para contar aquello que no se puede mostrar, sin caer en el sensacionalismo. Entre las 25 no hay otra igual”.

Meninas em jogo

Selección oficial 2015, categoría Imagen

Andrea Dip, De Maio

Durante tres meses, un equipo de periodistas y caricaturistas de Agencia Pública investigó la explotación sexual de niñas que eran llevadas de ciudades como Ceará a Fortaleza durante el Mundial de Fútbol. El resultado es un completo y creativo informe que, a través del formato de historieta, ofrece información dura y suma creatividad a la narrativa.

Barcelona, los vagabundos de la chatarra

Selección oficial 2015, categoría Innovación

Jorge Carrión y Sagar Forniés

Sus autores la definen como “una crónica en viñetas”, una novela gráfica de no ficción que reconstruye un año de la historia reciente de Barcelona en el que siguen el rastro de los chatarreros clandestinos (inmigrantes ilegales o paralegales). Los dibujaron, los entrevistaron y los retrataron en el contexto de la ciudad de la independencia y  el nacionalismo.

Mujeres en venta

Selección oficial 2015 Innovación

Fernando Irigaray, Anahí Lovato, Gisela Moreno y Patricio Irisarri

Mujeres en venta es una serie de cómics de cinco capítulos. Cuenta la historia de Sofía, una adolescente que logra escapar de una red de trata de personas que la llevó engañada desde Paraguay a Argentina para explotarla en un prostíbulo de la provincia de Buenos Aires. El guión recupera la información de la sentencia judicial.

Linhas – ligando os pontos das energías do Brasil

Selección oficial 2015, categoría Imagen

Este trabajo multimedia cuenta con seis videos protagonizados cada uno por un personaje cuya vida se transforma directamente de alguna manera para la producción de electricidad. Los videos son acompañados por ilustraciones animadas que muestran de dónde viene y a dónde podría llegar al poder, a través de las últimos decisiones del gobierno sobre el desarrollo industria.

Sobre el Premio Gabo

El Premio Gabo es organizado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano –FNPI- con el apoyo de una alianza público-privada conformada por la Alcaldía de Medellín y los Grupos Bancolombia y SURA con sus filiales en América Latina. (Encuentra las bases para postular en este enlace).

Hasta el 17 de mayo, los periodistas que hayan publicado trabajos en español o en portugués entre el 1 de abril de 2016 y el 31 de marzo de 2017, en cualquier formato o tipo de medio, pueden postular a una de las cuatro categorías del concurso: Texto, Imagen, Cobertura e Innovación.

Diego-Erlan-por-Alejandra-Lopez-alta.jpeg

5 Mayo, 2017

Foto: Alejandra López/Hay Festival.

El Hay Festival presentó la lista de Bogotá39-2017, una selección de los 39 mejores escritores de ficción de América Latina menores de 40 años. Uno de ellos, quien alterna la literatura con el periodismo, es Diego Erlán, finalista del Premio Gabriel García Márquez de periodismo en 2013 en la categoría Texto con el perfil La larga risa de todos estos años. (Consulta las bases para postular al Premio Gabo).

Diego Erlán estudió Comunicación Social e Historia del Arte. Durante 14 años escribió sobre arte, literatura y cine en el diario Clarín, donde llegó a ser editor de la sección Literatura y Libros de la revista Ñ. Además ha sido profesor universitario, guionista de televisión y crítico cultural para medios nacionales y extranjeros.

Durante el año 2009 coordinó el ciclo de discusión estética Manifiesto mientras terminaba de escribir El amor nos destrozará (Tusquets, 2012), su primera novela. En 2013 fue finalista del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo por su reportaje La larga risa de todos estos años. En 2016 publicó su segunda novela, La disolución (Tusquets). Ese mismo año recibió la Beca del Fondo Nacional de las Artes para escribir la biografía del escritor argentino Rodolfo Enrique Fogwill, proyecto en el que está embarcado desde hace cinco años. (Lee Autores recomendados por Diego Erlán, finalista del Premio Gabo).

Bogotá39-2017 busca promover el trabajo de escritores y escritoras jóvenes de Latinoamérica, mostrando su trabajo al público en general, y pretende establecer puentes entre las producciones literarias y la industria editorial de los diferentes países latinoamericanos.

La selección final estuvo a cargo de un jurado compuesto los escritores Darío Jaramillo (Colombia), Carmen Boullosa (México) y Leila Guerriero (Argentina), maestra de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano –FNPI-. (Consulta aquí la lista completa de Bogotá 39-2017).

Otros seleccionados

El periodista y escritor cubano Carlos Manuel Álvarez también hace parte de Bogotá39-2017. Álvarez fue invitado al Festival Gabo en 2015 para participar en la charla Reporteros en la América Latina de hoy. Además, participó en otros dos talleres de la FNPI: Periodismo y literatura con Daniel Samper Pizano en 2014, y en el taller de Libros periodísticos con Martín Caparrós en 2015.

Entrevista con Carlos Manuel Álvarez from FNPI on Vimeo.

Álvarez es graduado de periodismo de la Universidad de La Habana. En 2013 obtuvo el Premio Calendario con el libro de relatos La tarde de los sucesos definitivos (Abril, 2014; Criatura, 2015). En 2015 recibió el Premio Iberoamericano de Crónica Nuevas Plumas. En 2016, fundó El Estornudo, revista cubana independiente de periodismo narrativo. Ese mismo año, el programa Ochenteros de la FIL de Guadalajara lo reconoció como uno de los veinte autores latinoamericanos a tomar en cuenta nacidos en la década del 80. Ha publicado regularmente en medios y revistas como The New York Times, BBC, Gatopardo, El Malpensante o Internazionale. Próximamente, Sexto Piso publicará La tribu, un volumen de crónicas sobre la Cuba postrevolucionaria. Tiene una novela inédita: Los caídos.

Otro de los invitados a ediciones anteriores del Festival Gabo que está en la lista Bogotá 39 es Felipe Restepo Pombo, director de la revista Gatopardo. Restrepo participó en el Festival Gabo 2015 y en talleres de la FNPI con Tomás Eloy Martínez, Carlos Monsiváis y Martín Caparrós.

Su trabajo narrativo ha sido publicado en varios países. Estudió Letras e inició su carrera como reportero en la revista Cambio, bajo la dirección de Gabriel García Márquez. En 2016 publicó su primera novela, Formas de evasión (Seix Barral, 2016) en México y Colombia. La novela llegará a otros países de Hispanoamérica en 2017 y será traducida al inglés y al francés. Sus libros de perfiles Nunca es fácil ser una celebridad (Planeta, 2013) y 16 retratos excéntricos (Planeta, 2014) fueron publicados en cuatro países. En 2016 editó la antología de periodismo narrativo Crónica (unam, 2016). También fue coordinador editorial y prologó La ira de México (MacLehosePress/Debate, 2016). Ha sido invitado a la ediciones del Hay Festival en Cartagena, Xalapa, Querétaro y Ciudad de México.

En la lista también aparece el peruano Juan Manuel Robles, cronista de indias en el año 2009 y finalista del Premio Cemex FNPI en 2008 con la crónica Cromwell, el cajero generoso. Tiene un MFA en Escritura Creativa en Español de la Universidad de Nueva York (NYU). Ha publicado el libro de crónicas Lima freak. Vidas insólitas en una ciudad perturbada (Planeta, 2007) y la novela Nuevos juguetes de la guerra fría (Seix Barral, 2015); Nuevos juguetes de la guerra fría. 

Sus reportajes han aparecido en antologías como Crónicas de otro planeta (Debate, 2009), Antología de Crónica Latinoamericana (Alfaguara, 2012), Las mejores crónicas de Gatopardo (Debate, 2006) y en las revistas Etiqueta Negra, Gatopardo, Internazionale (Italia) y Courrier International (Francia). Ha publicado relatos de ficción en libros como Huancaína freak y otros cuentos para comer (Matalamanga, 2007) y El cuento peruano 2001-2010 (Petroperú, 2013); y en las revistas Letras Libres, Buen Salvaje y Vice (Antología 2016).

Captura-de-pantalla-2017-05-03-a-las-2.08.00-p.m.-1200x747.png

3 Mayo, 2017

Gideon Lichfield, uno de los editores fundadores de Quartz y jurado del Premio Gabo en 2016 en la categoría Innovación, dará este martes una charla en línea sobre algunas técnicas sencillas que cualquier redacción o periodista puede adoptar para poner la innovación en el centro de su trabajo. Inscríbete aquí al seminario web Quartz: cómo hacer innovación a diario. 

Fecha: martes, 9 de mayo.

Hora: 11: 00 a.m. (Hora Colombia)

Quartz, lanzado en 2012, tiene la reputación de ser uno de los medios digitales más innovadores. Pero su secreto no está en tecnología sofisticada ni en un equipo dedicado a la innovación, sino en una cultura y procesos que fomentan la innovación a todos los niveles y por parte de todo su personal. Lee ‘¿Qué podemos aprender de Quartz?’

Gideon Lichfield

Formó parte del equipo fundador y ahora es editor en Quartz, un sitio internacional de noticias de negocios con sede en Nueva York. Antes, trabajó durante 16 años en The Economist en varias funciones, tales como corresponsal en Ciudad de México, Moscú y Jerusalén. Fue investigador adjunto del Data & Society Research Institute, en Nueva York, una  organización dedicada a las cuestiones legales, sociales, éticas y económicas alrededor del Big Data. Ha sido profesor adjunto en la New York University.

Entrevista con Gideon Lichfield en el Festival Gabo 2015

Entrevista con Gideon Lichfield from FNPI on Vimeo.

Panamá5-1200x900.jpeg

25 Abril, 2017

El pasado 21 de abril se realizó en Ciudad de Panamá un evento de presentación del Premio y Festival Gabriel García Márquez de Periodismo 2017, que contó con la asistencia, entre otros, de Aimee Sentmat de Grimaldo, presidenta de Banistmo; Guillermo Antonio Ademes, presidente de la Fundación Forum de periodistas de Panamá; Mariela Sagel, miembro de la junta directiva de  Forum de periodistas de Panamá; Natalia Algarín, directora de Proyectos especiales de la FNPI; Daniel Marquínez, coordinador del Premio Gabo, y Jon Lee Anderson, cronista y miembro del consejo rector del Premio Gabo.

Este evento se realizó en el marco del taller de periodismo investigativo que Jon Lee Anderson condujo del 17 al 19 de abril en el Centro Cultural de España Casa del Soldado; actividad organizada por la Fundación Forum de Periodistas con el apoyo del taller Editorial Concolón.

Durante la presentación, Natalia Algarín recordó que el Premio Gabo tiene su convocatoria abierta en las categorías Texto, Imagen, Cobertura e Innovación hasta el 17 de mayo. El objetivo de este reconocimiento “es incentivar la búsqueda de la excelencia, la innovación, el rigor en el tratamiento de los hechos y la coherencia ética por parte de los periodistas que trabajan y publican de manera regular en los idiomas español y portugués para el público de América, España y Portugal”.

El Premio Gabo es organizado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano –FNPI- con el apoyo de una alianza público-privada conformada por la Alcaldía de Medellín y los Grupos Bancolombia y SURA con sus filiales en América Latina. Puedes consultar  las bases del Premio Gabo en este enlace.

Durante el evento de presentación, Natalia Algarín también hizo referencia al programa de Ética Periodística y Sostenibilidad en los Medios, una iniciativa busca abrir un espacio de reflexión y debate acerca de los cambiantes desafíos éticos que enfrentan los periodistas.

El programa, que cuenta con el apoyo de los Grupos Bancolombia y SURA, incluye una página web que se actualiza diariamente, un consultorio ético al que los periodistas pueden acudir para plantear sus dilemas éticos, un grupo en Facebook para alertar sobre noticias falsas y varias publicaciones impresas.

Gracias al trabajo realizado desde este programa, la FNPI es una de las organizaciones aliadas de la Iniciativa para la Integridad de las Noticias, un consorcio global que busca ayudar a las personas a que hagan juicios informados sobre las noticias que leen y comparten en línea.

Charla pública

La presentación del Premio y Festival en Panamá estuvo acompañada por una charla pública que condujo Jon Lee Anderson en la Universidad de Panamá. Aquí puedes ver la charla completa Periodismo real en la era Trump.

Durante una hora, el cronista de The New Yorker contó su experiencia como reportero de guerra en África al inicio de su carrera, planteó la posición que cree que debe asumir el periodismo ante los ataques del presidente estadounidense, e invitó a postular al Premio Gabo.

“El Premio Gabo crea un horizonte nuevo que no existía en América Latina, crea un norte alcanzable para jóvenes periodistas de hacer bien el trabajo y ser reconocidos por sus colegas”, aseguró.

Munita2-1200x801.jpg

21 Abril, 2017

Foto: Tomás Munita, publicada originalmente en National Geographic.

Dos series fotográficas han ganado el Premio Gabo en categoría Imagen: Azúcar amargo y Vaqueros extremos. La primera, de Esteban Félix, revela el drama de los trabajadores de caña en Nicaragua por una misteriosa epidemia que los lleva a la muerte; mientras que la serie de Tomás Munita retrata un oficio poco conocido de la Patagonia chilena. (Encuentra aquí las bases para postular al Premio Gabo o los requisitos para participar en la categoría Imagen).

Aquí contamos cómo sus autores hicieron estos trabajos y qué lecciones sobre el oficio periodístico les dejó el proceso.

Azúcar amargo

Con Azúcar amargo -una serie fotográfica que documenta las muertes de trabajadores de caña en Nicaragua por insuficiencia renal crónica- Esteban Félix se convirtió en el primer ganador del Premio Gabo en categoría Imagen en 2013. El fotógrafo de The Associated Press pasó semanas en Chichigalpa para documentar la pérdida de vidas por esta epidemia que ha matado a más de 24.000 personas en El Salvador y Nicaragua.

El resultado es un video en el que las fotografías son complementadas con el testimonio del fotógrafo que contextualiza el tema y videos de la vida y la muerte en Chichigalpa y testimonios de los familiares. Para el jurado, “su trabajo representa una excelente muestra de la evolución periodística de los formatos de imágenes en el momento presente”.

Estos son tres aprendizajes sobre el oficio del periodismo que este trabajo le dejó a su autor:

Hay personas que necesitan desesperadamente ser escuchadas. Cuando llegó a Chichigalpa, Esteban Félix fue recibido con los brazos abiertos por una comunidad que “había caído en la decepción de que sus vidas no eran importantes para las otras personas” pues nadie en Nicaragua había informado sobre el problema. Fue tal la necesidad de mostrar su realidad, que uno de los trabajadores enfermos le pidió al fotógrafo que retratara el momento de su muerte. 

Ante la duda, ir al terreno. Algunos temas que rondan en la cabeza de los periodistas pueden llegar a manera de rumores, sin cifras o hechos confirmados. Tal fue el caso de los trabajadores de caña; ante cifras tan altas y hechos tan graves que creía producto de la exageración, Félix entendió que “lo mejor es ir uno mismo a comprobar si es cierto o no”.

Las historias están a la vuelta de la esquina. Esteban Félix recomienda hacer retratos de la vida cotidiana de una comunidad como vía para encontrar historias reveladoras: “Las puedes encontrar en cualquier lugar, lo importante es tener el ánimo para poder reconocerlas, hacer los contactos y encontrar a las personas idóneas que te permitan retratarlos”, explicó durante una charla web en 2015.

Vaqueros extremos

 

Vaqueros extremos Munita

Esta foto hace parte de la serie Vaqueros extremos, de Tomás Munita, publicada en National Geographic. Ver serie completa aquí.

El chileno Tomás Munita ganó el Premio Gabo en 2015 con la serie fotográfica Vaqueros extremos, que documenta un oficio que está desapareciendo y que la mayoría de los chilenos no conocía: el de los balagueros, hombres de la Patagonia que se dedican a capturar el ganado que escapa de los cercos y se hace salvaje. Fueron más de 20.000 fotografías en 60 días de trabajo repartidos en varios viajes. El resultado fue, como lo calificó el jurado, “un ensayo fotográfico de un estilo narrativo que remite a grandes tradiciones de la pintura paisajista”.

Estos son algunas lecciones sobre el oficio del periodismo que este trabajo le dejó a su autor:

Creer en la belleza de la imagen. Tomás Munita ha capturado con su lente conflictos en Oriente Medio y Centroamérica; paisajes en la Patagonia y en el Sahara, un terremoto en Pakistán y la muerte de Fidel Castro en Cuba. En todos estos escenarios opta por buscar la belleza en ocasiones que muchas veces son dolorosas o injustas: “Lo hago porque la belleza encuentra su propio camino en las personas”.

Ser sensible y dejar a un lado los prejuicios. Antes de empezar a trabajar con los gaucheros, Munita pensó que el contacto con estos hombres sería difícil y distante. Sin embargo, con los pies en la Patagonia, se dio cuenta de que a pesar de tener un paisaje tan rudo y tener un trabajo tan brutal son gente maravillosa y cariñosa”, así lo reveló durante el Festival Gabo 2015.

Por eso para lograr imágenes con ‘alma’, recomienda como primer paso “entender qué es lo que realmente te está llamando la atención en una situación y acercarse a eso, y no a la idea preconcebida de cómo construir un relato”.

Sobre el Premio Gabo

El Premio Gabo es organizado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano –FNPI- con el apoyo de una alianza público-privada conformada por la Alcaldía de Medellín y los Grupos Bancolombia y SURA con sus filiales en América Latina. (Encuentra las bases para postular en este enlace).

Hasta el 17 de mayo, los periodistas que hayan publicado trabajos en español o en portugués entre el 1 de abril de 2016 y el 31 de marzo de 2017, en cualquier formato o tipo de medio, pueden postular a una de las cuatro categorías del concurso: Texto, Imagen, Cobertura e Innovación.

Captura-de-pantalla-2017-04-21-a-las-2.23.49-p.m.-1200x619.png

21 Abril, 2017

Foto: Fotograma del documental La muerte de Jaime Roldós, de Manolo Sarmiento y Lisandra Rivera.

La estética del documental y el rigor investigativo del periodismo pueden complementarse para lograr piezas audiovisuales de alto impacto. Así lo han demostrado dos documentales ganadores del Premio Gabo en la categoría Imagen: La muerte de Jaime Roldós, de Ecuador, y Jaci: siete pecados de una obra amazónica, de Brasil. (Encuentra aquí las bases para postular al Premio Gabo o los requisitos para participar en la categoría Imagen).

Aquí contamos cómo sus autores dedicaron años de investigación a estas historias y qué lecciones sobre el oficio periodístico les dejaron estos trabajos.

La muerte de Jaime Roldós

Manolo Sarmiento y Lisandra Rivera ganaron el Premio Gabo en 2013 por el documental La muerte de Jaime Roldós. En esta pieza audiovisual los periodistas no solo convirtieron actual un hecho ocurrido 30 años atrás, sino que le revelaron al país una verdad que cambiaría su historia: el presidente Roldós no habría muerto en un accidente aéreo, como indicaba la versión oficial, sino como consecuencia de una conspiración en la cual habría estado envuelta la CIA y la dictadura argentina.

Para el jurado, “este trabajo es una muestra de lo que puede ser el periodismo en el momento de enfrentarse con temas mayores, como la historia de un continente en una época específica”.

Las lecciones periodísticas que deja este trabajo:

La motivación de encontrar verdades ocultas. Fueron 7 años los que Sarmiento y Rivera dedicaron a desempolvar la verdad del caso Roldós. Además de adentrarse en cientos de horas de material de archivo, conocieron de cerca el drama de la familia de quien sería recordado como el presidente que le devolvió la democracia a Ecuador.

Cuando desempolvamos los documentos públicos e íbamos descubriendo verdades sentíamos rabia e indignación al ver cómo los militares habían ocultado la investigación. Le comentábamos a Santiago (el hijo de Jaime Roldós) lo que íbamos encontrando, lo que nunca pasaba a los titulares. Eso nos motivó a seguir buscando la información”, aseguró Manolo Sarmiento durante el Festival Gabo 2013.

Dejarse llevar por la curiosidad. Sarmiento cuenta que cuando empezaron a revisar materiales de archivo algunos historiadores les recomendaron metodologías para encontrar respuestas en una cantidad descomunal de información. Sin embargo, la pasión por el tema les impidieron seguir esquemas: “Cuando llegábamos al archivo nos guiaban la intuición y la curiosidad. Así fue como encontramos imágenes inéditas de Lambruschini, el dictador argentino, con Sorroza, el comandante de la marina ecuatoriana”.

El rechazo de la velocidad. Tanto en la tarea de investigación como en el ritmo del video, este trabajo se aleja de la inmediatez que suele exigir el periodismo. Ese “rechazo de la velocidad” fue una decisión de los autores al entender la magnitud del capítulo que estaban reabriendo: “Hicimos una primera entrevista de 40 minutos con Santiago (Roldós) que fue muy reveladora, casi una sesión de sicoanálisis. Eso nos hizo pensar: ‘tenemos que tener un trabajo a la altura de este testimonio, de este tiempo entregado por el personaje”.

Jaci: siete pecados de una obra amazónica

Jaci: Siete pecados de una obra amazónica – Finalista del Premio Gabo 2016 en la categoría Imagen from FNPI on Vimeo.

Caio Cavechini lideró el equipo que documentó la construcción faraónica de una hidroeléctrica en medio de la selva amazónica a través del documental Jaci: sete pecados de uma obra amazónica, ganador del Premio Gabo en 2016.

Esa construcción alojó a 25.000 obreros, costó 15 mil millones de reales y represó el imponente río Madeira, en Rondonia. Una iniciativa que despertó ambiciones, pasiones e iras y dejó muchos corazones rotos en el expueblito de Jaci-Paraná. Para entender el ambiente que generó esa revuelta histórica, el equipo siguió a lo largo de cuatro años las aventuras de los trabajadores procedentes de diversos estados.

Las lecciones que deja este trabajo:

La relación de confianza solo se construye con el tiempo. El documental ganador no solo denuncia las consecuencias de la hidroeléctrica, sino que logra adentrarse en lo más íntimo de la vida de los trabajadores de la obra. Para conseguir esos testimonios e imágenes fue clave la confianza: “Al comienzo hay poca confianza pero después ellos se dan cuenta de que no estamos ahí para hacer una nota corta y salir, sino que estamos por mucho tiempo y muchas veces”, aseguró Caio Cavechini en entrevista durante el Festival Gabo. Además, desde el inicio se comprometieron a llevarles el documental una vez estuviera listo.

Hay comunidades que tienen una necesidad de narrar y ahora la tecnología lo permite. Una construcción como esta contaba con muchas limitaciones para acceder a la obra, por eso varias de las imágenes de lo que ocurría en “la ciudad del pecado”, como llamaban los trabajadores a Jaci, fueron grabadas por los mismos empleados con sus celulares.

Un documental no se termina, uno desiste. Para Cavechini, “un documental nunca termina porque es la realidad, y la realidad está siempre cambiando”. Varias veces creían que habían llegado al final del reporteo cuando ocurrían hechos clave, como una inundación de proporciones históricas, que los obligaban a seguir grabando.

Sobre el Premio Gabo

El Premio Gabo es organizado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano –FNPI- con el apoyo de una alianza público-privada conformada por la Alcaldía de Medellín y los Grupos Bancolombia y SURA con sus filiales en América Latina. (Encuentra las bases para postular en este enlace).

Hasta el 17 de mayo, los periodistas que hayan publicado trabajos en español o en portugués entre el 1 de abril de 2016 y el 31 de marzo de 2017, en cualquier formato o tipo de medio, pueden postular a una de las cuatro categorías del concurso: Texto, Imagen, Cobertura e Innovación.