“Gabo no fue un literato”: Héctor Feliciano

En la primera conferencia del homenaje que se le rinde a Gabo en el #PremioGGM, Héctor Feliciano, Joaquín Estefanía, Julio Villanueva Chang y Roberto Pombo conversaron sobre Gabo y el lenguaje. Su forma de expresarse, los mundos literarios que construyó y algunas anécdotas del Nobel, hicieron parte de la agenda.

A las cuatro de la tarde comenzó en Plaza Mayor, Medellín, el primero de los siete coloquios de homenaje a Gabo que tendrán lugar en el marco del #PremioGGM. Los primeros en abrir este ciclo de conferencias fueron Julio Villanueva Chang – editor de Etiqueta Negra –, Héctor Feliciano – editor de Gabo periodista – y Joaquín Estefanía – exdirector de El País-, quienes conversaron con Roberto Pombo – director de El Tiempo. El título del coloquio era “Gabo, el periodismo y el lenguaje” y fue de eso, exactamente, sobre lo que conversaron los cuatro profesionales del periodismo y la escritura.

Héctor Feliciano, editor del libro Gabo Periodista, del que se ha publicado una segunda edición especial para el premio, afirmó que Gabo “no era un literato”, haciendo referencia a que la forma de escribir y de expresarse del escritor más importante de Colombia se asemejaba más a la de los periodista que a la de los estudiosos del lenguaje.

Para Feliciano el verdadero valor de la literatura de García Márquez residía en su capacidad para captar “la psicología del mundo campesino”,  algo que atribuyó a su origen costeño, donde, según afirmó el escritor puertorriqueño, la relación entre el campo y la ciudad es mucho más estrecha.

El director de El Tiempo y amigo de García Márquez, Roberto Pombo, narró varias anécdotas que Gabo le compartió acerca de su manera de escribir. Contó ante los presentes que en una ocasión Gabo le confesó que se había demorado tres meses sin publicar una novela acabada “porque no encontraba el adjetivo adecuado”.

En la misma línea Villanueva Chang puso en relieve el hecho de que en Cien años de soledad García Márquez apenas utilizó un adverbio terminado en – mente, algo que atribuyó al “odio” que el escritor profesaba a los adverbios en general.

Por su parte, Joaquín Estefanía quiso recordar al Gabo cuentista, de quien afirmó que alcanzó una calidad superior a la del propio Ernest Hemingway en el citado género. También recordó la vez en la que Gabo se encontró con Hemingway en París. En esa ocasión el colombiano apenas pudo saludar al escritor que tanto admiraba, paralizado por la vergüenza.

Los cuatro se mostraron de acuerdo al afirmar que sin lugar a dudas Gabriel García Márquez, gracias al uso simple y directo del lenguaje, consiguió mostrar en su obra la idiosincrasia del caribe colombiano del que siempre formó parte.

En relación a este hecho, Roberto Pombo recuperó unas palabras de Gabo en las que afirmaba que  “Cien años de soledad es un vallenato de 400 páginas y El amor en los tiempos del cólera un bolero de 280”.

La conferencia fue seguida por quienes se acercaron hasta el centro de convenciones Plaza Mayor de Medellín, donde se están desarrollando la mayor parte de las actividades en torno al Premio Gabriel García Márquez de Periodismo, y por varios cientos de personas que siguieron el coloquio en streaming a través de la página de la FNPI.

Hecho con por