Innovar es escuchar a la audiencia

Jean-François-Fogel---Por-David-Estrada-Larrañeta

Los finalistas en la categoría Innovación del #PremioGGM conversaron con Jean-Francois Fogel, acerca de los trabajos que podrían hacerlos merecedores del galardón.
Tres objetivos diferentes: 1. Contar historias en audio de latinoamericanos para el público de Estados Unidos, 2. identificar cómo se convirtieron en poderosos algunos personajes colombianos y 3. hacer de la realidad de Belo Monte (Brasil) un contenido digital; motivaron a los finalistas de la categoría Innovación del #PremioGGM Carolina Guerrero (Estados Unidos), Olga Lucía Lozano (Colombia) y Marcelo Leite (Brasil) a crear sus proyectos, que fueron destacados por el jurado.

El poder de la voz

Carolina Guerrero, junto con Daniel Alarcón, Camila Segura, Martina Castro, Silvia Viñas, Luis Trelles y Annie Correal creó Radio Ambulante, un medio que dedicado a la producción y difusión de peridismo narrativo en audio.

La idea nació al darse cuenta de que la mejor forma de conquistar a la audiencia internacional, especialmente la joven y digital, “es a través de la voz, que es el elemento más sincero y transparente”.

Según ella, “los nuevos medios deben buscar llegarle a la señora, como mi mamá, por ejemplo, que aunque ya navega en internet y utiliza redes sociales, no es una experta. Deben hacer fácil lo digital”.

De su proyecto, esta periodista destacó el interés que ha logrado despertar en los jóvenes de diferentes países, ya que el 84 % de los radioescuchas de Radio Ambulante tienen entre 18 y 45 años.

Trabajo en equipo

Olga Lucía Lozano, periodista colombiana que hace parte del medio La silla vacía, enfatizó en que su proyecto ¿Quién es quién?, una base de datos que contiene las relaciones de poder de 450 personajes colombianos, “fue un trabajo en equipo, en el cual toda la información que tenemos nos tocó levantar desde cero”.

Esta creación periodística nació – en palabras de Lozano- como “una especie de Facebook de los poderosos de este país y fuimos dándole forma, gracias a que unimos diferentes equipos que hemos desarrollado en La silla Vacía”. Tanto los técnicos como los periodistas de este medio fueron engranando las piezas para dar vida al proyecto, que aún está en el proceso de recolección de perfiles con dichas características.

Entre sus intereses, la vocera de este proyecto mencionó “lograr conquistar a esa audiencia que no se ha interesado por el poder”, a la cual han motivado a través de la forma en que se han dedicado a contar las realidades que les interesan: “En la medida en que uno cuenta mejor, más audiencias lo leen, genera una conexión duradera”.

Primero el periodismo, luego la técnica

El brasilero Marcelo Leite, es líder del equipo creador de A batalha de Belo Monte, un reportaje que narra la historia de un pueblo en Brasil que ha sido invadido por diversas compañías que explotan sus terrenos. El reportaje integró elementos de texto narrativo, infografías animadas y estáticas, además de piezas de video, videoloops y fotografías en varios formatos. Leite fue enfático en destacar la importancia del trabajo periodístico por encima de los medios tecnológicos.

“No quisimos usar la técnica para hacer exhibicionismo de ella. Por el contrario, quisimos destacar lo noticioso, de relevancia pública, de interés de una comunidad como Belo Monte y profundizar desde diferentes enfoques”, aseguró Leite.

Sin embargo, reconoció que “fue un trabajo difícil, en el que tuvimos que dedicar un gran esfuerzo económico y humano, trabajamos muchas personas y luego de tener todo el trabajo periodístico buscamos una manera adecuada de entregarlo al público”.

Aunque la situación de Belo Monte, es un tema político y social; Leite y su equipo evitaron responder cuál de los actores es culpable de lo que sucede y mucho menos qué se debe hacer para solucionarlo.

“Nuestro propósito no era dar una respuesta final sobre si estamos de acuerdo o no con lo que sucede en Belo Monte, era contar, dejarle al público las respuestas”, concluyó.

Como conclusión, los tres finalistas estuvieron de acuerdo en que innovar en el periodismo es un proceso complejo pero necesario.

Buscar en los públicos

Ante dificultades como la financiación de este tipo de proyectos, la necesidad de generar credibilidad y la creciente participación de los ciudadanos en la difusión de información; los tres coincidieron en decir que, con un proceso de comprobación de datos riguroso y constante, todas las personas pueden dar pistas a grandes hechos noticiosos.

Lozano, por ejemplo, destacó que gran cantidad de los datos que hacen parte de ¿Quién es quién?, partieron de “información que nos llegó de nuestros seguidores y con la confirmación, ya que una de nuestras políticas en La Silla Vacía es verificar siempre todos los datos. De esa manera logramos encontrar casos sorprendentes”.

Ante esto, Leite dijo que la comunidad indígena de Belo Monte fue vital para su trabajo, ya que “los ingenieros que trabajan en el proyecto que allí se desarrolla no tienen la capacidad de lidiar con ellos, no los comprenden. Interactuando con ellos pudimos saber mucho más”.

Para finalizar, Guerrero insistió en que en el periodismo que busca innovar “toca conocer a la audiencia y seguirla conociendo. Además, hay que respetarla, son muy fieles, te quieren, pero debe existir siempre una mirada ética”.

Hecho con por